El auxilio me viene del Señor que hizo el cielo y la tierra

Como veníamos diciendo, Dios le habló ayer a Venezuela y le habló de forma contundente. Algunos estamos afligidos y perturbados, pero como cristianos que somos creemos en el amor de Dios Padre y sabemos que solo en El vamos a encontrar refugio y consuelo en esta hora negra que vive nuestra nación.

También sabemos que las casualidades no existen. Les dejo a continuación la primera lectura del oficio de hoy, tomada del libro de Ben Sirá, como para que estemos seguros de que Dios está velando por nosotros en estos momentos. De eso no nos quede la menor duda.

“Hijo mío, cuando te acerques al temor de Dios, prepárate para las pruebas; mantén el corazón firme, sé valiente, no te asustes en el momento de la prueba; pégate a él, no lo abandones, y al final serás enaltecido. Acepta cuanto te suceda, aguanta enfermedad y pobreza: porque el oro se acrisola en el fuego, y el hombre que Dios ama, en el horno de la pobreza. Confía en Dios, que él te ayudará; espera en él, y te allanará el camino.

Los que teméis al Señor, esperad en su misericordia, y no os apartéis, para no caer; los que teméis al Señor, confiad en él, que no retendrá vuestro salario hasta mañana; los que teméis al Señor, esperad bienes, gozo perpetuo y salvación. Fijaos en las generaciones pretéritas: ¿quién confió en el Señor, y quedó defraudado?, ¿quién esperó en él, y quedó abandonado?, ¿quién gritó a él, y no fue escuchado? Porque el Señor es clemente y misericordioso, perdona el pecado y salva del peligro.

Ay del corazón cobarde, de las manos inertes; ay del hombre que va por dos caminos; ay del corazón que no confía, porque no alcanzará protección; ay de los que abandonáis la esperanza, ¿qué haréis cuando venga a tomar cuentas el Señor?

Los que temen al Señor no desobedecen sus palabras; los que lo aman siguen sus caminos. Los que temen ofenderlo buscan lo que es de su agrado; los que lo aman cumplen la ley; los que temen al Señor disponen el corazón y se humillan delante de él. Entreguémonos en manos de Dios y no en manos de hombre, pues como es su grandeza así es su misericordia”.

Me impresiona mucho la última frase, tan llena de significado el día de hoy:

Entreguémonos en manos de Dios y no en manos de hombre, pues como es su grandeza así es su misericordia.

¡Animo hermanos, que Dios nos ama infinitamente y no nos va a dejar solos en esta hora!

Anuncios
El auxilio me viene del Señor que hizo el cielo y la tierra

Hágase

Aquí estamos. 7 de Octubre. Hemos rezado y hemos ayunado. Por supuesto que también hemos ejercido nuestro derecho al voto. Ya no nos queda otra cosa por hacer que no sea esperar en el Señor y pedirle que nos conceda la gracia de aceptar sus designios para con los venezolanos.

Ojalá que al finalizar el día y conocerse los resultados de estas elecciones podamos darle gracias a Dios, sea quien sea el ganador. Que podamos también hallar refugio y consuelo en El.

En definitiva; que podamos decir “Hágase”.  Nos vemos del otro lado.

Hágase

Esperando en el Señor

En esa estamos. Han sido verdaderamente increíbles estos últimos días. Tal y como yo pensaba, el Señor no hecho sino manifestarse a través de la oración intensa en medio de la cual nos encontramos Patricia, yo y ojalá que un montón de venezolanos más.

Estamos justo en la mitad de la novena por la paz en Venezuela y junto con la oración de las horas y el ayuno que uno pueda estar haciendo, Dios nos ha ido hablando en medio de todo lo que acontece en nuestro alrededor.

Hay días; momentos específicos, en los cuales el pesimismo me embarga y pienso que no hay forma de que el actual presidente, con su ventajismo y apabullamiento, pueda ser vencido de forma pacífica y por medio de los votos este domingo. Sin embargo, y gracias a la oración; mi esperanza está puesta en el Señor y en el saber que para Dios nada hay imposible.

Sigo creyendo en los milagros. Veamos si este domingo somos testigo de uno.

Esperando en el Señor

El ambiente en Venezuela a una semana de las elecciones

Dentro de una semana exactamente a esta hora estaremos decidiendo el destino de este país. La idea es dejar por escrito para la posteridad cual era el ambiente que se vivía y respiraba en Venezuela apenas 7 días antes del proceso electoral.

Ni soy analista político ni pretendo serlo, pero si alguien del extranjero me preguntase como están los ánimos en las calles a pocos días de las elecciones me parece que podría resumirse en una sola palabra: optimismo.  El problema está es que ese optimismo lo sienten ambas partes. Tantos los chavistas como los de la oposición tienen confianza en que van a ganar. Y tienen motivos para sentirse así: cada vez son más las encuestas que apuntan a un empate técnico entre ambos candidatos. Hay quienes dicen que la separación en votos puede estar en el orden de los quinientos mil. Quizás menos. Creer que el gobierno está dispuesto a reconocer una derrota tan minúscula es cosa de ilusos.

Entonces, en un ambiente tenso, donde los partidarios de cada lado se sienten con posibilidades de triunfo, y ante un gobierno forajido y abusador; con una maquinaria y dinero “burreado” de PDVSA a su disposición; ¿que creen ustedes que pueda pasar? No me cuesta nada imaginarme a la Tibisay Lucena, presidenta del Consejo Nacional Electoral, anunciando a eso de las 4:00 am (a esta gente le encanta la nocturnidad) que ganó Chavez con unos 3 millones de votos de ventaja; así como para que nos quedemos atontados y en medio del madrugonazo no haya posibilidad de reacción alguna.

Eso es lo que yo creo humanamente posible. Pero…

El ambiente en Venezuela a una semana de las elecciones

Además de orar…

La voz del Señor retuerce los robles,
el Señor descorteza las selvas.

Salmo 28

De una cosa estoy convencido. Lo que va a pasar en Venezuela en los próximos días, a raiz de las elecciones presidenciales va a ser una especie de teofanía para nosotros los que creemos en Dios. Por eso decíamos en Twitter hace un par de días:

Por lo tanto no bastará con solo rezar. Será bueno y necesario que a la oración unamos un gesto de privación de esas cosas superfluas que nos dan placer. Que ayunemos, pues. Y tampoco solo eso bastará. Si a nuestra oración y ayuno le añadimos la limosna, un desprendimiento material en beneficio de alguien más necesitado que nosotros; entonces puede que experimentemos este paso del Señor sin morir en el intento. Hallando refugio en la Virgen María, la hendidura en la roca donde esperamos mientras pasa su gloria.

Así que ya saben todos: A rezar la novena por Nuestra Señora del Rosario, acompañándola de ayuno y limosna. Quizá también habrá alguno que se sienta movido por el Señor a interrumpir el sueño y se ponga a orar de rodillas a eso de las 3 de la madrugada. Quien sabe.

Dios no nos va a abandonar a esta hora. Estoy seguro de que no lo va a hacer.

Además de orar…

Novena a Nuestra Señora del Rosario

Este 7 de octubre se celebra el día de Nuestra Señora del Rosario. Ese día, por cierto, también hay otro evento, a ver, a ver… no me viene a la mente… Ah! ¡Claro! Las elecciones presidenciales en Venezuela. Las casualidades no existen y puede que este año la Virgen María interceda para que se dé otro milagro como el de 1571. Eso si, tenemos que pedírselo. Y que mejor manera que con su oración predilecta, el Santo Rosario.

Es por eso que queremos invitar a todo el que lea estas lineas a que se nos una en oración por Venezuela, rezando una novena comenzando este sábado 29 de septiembre y hasta el mismo domingo 7 de octubre; pidiéndole a la Madre de Dios que ese día tan especial nos eche una ayudaita. Pero eso si; esto es muy serio, señores. No se trata únicamente de pedirle que gane uno u otro candidato. Eso sería casi que infantil. Se trata, como ya hemos dicho anteriormente, de que podamos maravillarnos ante el poder de Dios para actuar en nuestras vidas. De que podamos contemplar,  boquiabiertos si se quiere, lo que el Señor va a obrar ese día y al final podamos decir: “Hágase”. Eso es lo que yo en particular voy a pedir en esta novena.

Para los interesados, aquí les dejamos esta página que nos muestra como rezar la novena con las oraciones específicas para cada día. Incluso, tiene un link que lleva a una versión lista para imprimir y doblar como un tríptico para que lo podamos repartir a todos nuestros allegados y así podamos convencerlos de que se nos unan en oración. Lo que soy yo, mañana mismo estoy repartiéndolo a todo el que se me acerque.

Animo que si el Señor está con nosotros, ¿quién contra nosotros?

Novena a Nuestra Señora del Rosario

¿Que irá a pasar en Venezuela?

Solo Dios lo sabe. Lo que si pareciera seguro es que algo va a pasar. O al menos esa es la sensación que tenemos algunos: los sucesos de los próximos días pueden ser tan tremendos que el desprevenido probablemente no los pueda soportar y vaya a sufrir mucho a causa de esto.  Como solemos decir por acá: a ponerse las alpargatas que lo que viene es joropo.

Par de aclaratorias

Obviamente estamos hablando de las elecciones presidenciales del próximo 7 de octubre. Exactamente dentro de 14 días. Y desde ya una doble advertencia: primero a quienes regularmente visitan este blog les pedimos perdón si en lo sucesivo nos ponemos fastidiosos con el tema político y electoral, pero los hechos que están por ocurrir son de tal trascendencia que no podemos dejar de plasmarlos en este relato de nuestras vidas. Y segundo, a los amigos chavistas que por cosas de Dios se topen con estas entradas: sepan que sus comentarios son bienvenidos siempre y cuando se mantengan civilizados. De lo contrario serán borrados de inmediato.

¿Que hacer?

Un par de semanas atrás hablábamos del poder de la oración en tiempos como el que nos toca vivir. Les recomendamos desde ya que le echen una revisada pues se trata de lo único que podemos hacer los cristianos (a parte de ir a votar, por supuesto) en nuestras circunstancias: rezar.  Hoy mismo estaremos publicando una nueva entrada detallando como todos podemos hacer una novena a Nuestra Señora del Rosario, cuyo día, NO casualmente, es el 7 de octubre.

Importante tener en cuenta una cosa: un cristiano adulto no le pide a Dios que haya un cambio de gobierno en Venezuela (en este caso en particular). Puede, como no, pedir eso; pero principalmente pide que el Señor le conceda el poder alabarlo y bendecirlo aceptando su santísima voluntad, recordando que sus caminos no son nuestros caminos. Es la gracia que yo en lo personal espero me sea dada: el no escandalizarme de mi historia; de lo que vaya a suceder en este país.

Muy bien; pendientes todos, que esto se pone bueno. Veamos que es lo que quiere el Señor.

¿Que irá a pasar en Venezuela?