La apuesta de seguir a Jesucristo

El evangelio de este domingo es uno de esos que incomoda. Uno de esos que nos hace pensar en donde tenemos puesto el corazón. ¿En verdad queremos seguir a Jesucristo? ¿Estamos dispuestos a vivir como él, sin un lugar donde poner la cabeza a la hora de descansar en la noche? ¿Estamos dispuestos a seguirlo ya mismo, sin poner condiciones? ¿Sin decirle que espere un momentico mientras arreglamos otros asuntos o mientras nos despedimos de lo que vamos a dejar atrás para ir tras el? – porque hay que estar claros en que vamos a tener que dejar atrás mucho (y a muchos) para poder verdaderamente lanzarnos en pos del Señor.

Este domingo el Señor pareciera estar diciéndonos: “Ahí les dejo esa, pues. Vayan ustedes a ver que hacen; si apuestan por mi y lo dejan todo YA MISMO para venirse conmigo o si se quedan con sus viditas simplonas sin que pase absolutamente nada”. Habría que ver con toda seriedad si la vida que hoy llevamos merece la pena seguir siendo llevada tal y como está o si es hora de arriesgar por el Señor y darle un vuelco radical a todo esto, a ver si nos convertimos de una vez por todas.

Así me ha llegado el evangelio de hoy. ¿Y a ti?

Anuncios
La apuesta de seguir a Jesucristo