El nuevo secretario de estado del Vaticano.

¿Recuerdan que hace poco más de un año, como parte de la segunda parte del Padre Nuestro, hicimos este viaje a Caracas y Guanare? ¿Recuerdan que en Caracas, específicamente en la Nunciatura, tuvimos una eucaristía presidida por el Nuncio Apostólico, monseñor Pietro Parolin? Pues resulta que el mismo acaba de ser nombrado Secretario de Estado del Vaticano por Su Santidad el Papa Francisco. Desde aquí nuestras felicitaciones y deseos de que el Señor lo guíe, inspire y acompañe en esta nueva misión que le ha sido encomendada.

Volvemos a publicar estas fotos de nuestra visita a la Nunciatura, entre las que cabe destacar la de nuestra comunidad alrededor del nuevo secretario de estado del Vaticano. Nada mas y nada menos.

Anuncios
El nuevo secretario de estado del Vaticano.

Las recientes declaraciones del Papa y la histérica reacción de los medios de comunicación

El Papa Francisco, en su vuelo de regreso a Roma le ha regalado una rueda de prensa a los periodistas que iban en el avión y durante la misma ha respondido algunas preguntas con tanta franqueza que tiene a más de uno escandalizado.

Luis Fernando Pérez  Bustamante (@luisperezbus) lo nadescribe de forma insuperable en su página Infocatólica.com y con su permiso transcribimos a continuación el artículo en cuestión.

Dos frases del Papa, “si una persona es gay y busca al Señor y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para criticarlo?“, y en relación a las personas homosexuales”hay que integrarlas en la sociedad” están causando una avalancha de titulares y comentarios absurdos en los medios de comunicación.

Vamos a ver, señores míos, ¿por qué en vez de fijarse en lo de “gay” no leen lo de que “busca al Señor y tiene buena voluntad”? ¿Y desde cuándo es noticia que la Iglesia diga que a los homosexuales hay que integrarles en la sociedad?

Y ya que el Papa apela al Catecismo,¿se han leído todos esos histéricos el artículo 2358 del mismo? El mismo afirma que los homosexuales “deben ser acogidos con respeto, compasión y delicadeza. Se evitará, respecto a ellos, todo signo de discriminación injusta“.

También dice el Catecismo en su art. 2359:

Las personas homosexuales están llamadas a la castidad. Mediante virtudes de dominio de sí mismo que eduquen la libertad interior, y a veces mediante el apoyo de una amistad desinteresada, de la oración y la gracia sacramental, pueden y deben acercarse gradual y resueltamente a la perfección cristiana.

Pues eso, si un homosexual -como un heterosexual- busca a Dios y tiene buena voluntad, ¿cuál es el problema?

El día menos pensando el Papa va a decir que Cristo es Dios y le van a presentar como el mayor de los revolucionarios habidos en la era moderna.

Luis Fernando Pérez Bustamante

Texto completo de la charla del papa Francisco con los periodistas

Las recientes declaraciones del Papa y la histérica reacción de los medios de comunicación

La foto de la JMJ Rio 2013

Peregrinos venezolanos ante Cristo Redentor

Ha concluido la Jornada Mundial de la Juventud, Rio 2013 y con tal motivo dejo aquí plasmada la foto que para mi siempre va a simbolizar lo aquí ocurrido durante los últimos días. Estos peregrinos venezolanos, con su actitud de recogimiento ante la imagen de Cristo Redentor resumen el espíritu del joven de hoy que va en busca de Jesucristo y no se deja embaucar por las diferentes ideologías que el mundo de hoy con sus medios de comunicación le quieren vender.

No se quien tomó esta foto pero la verdad es que junto con el mensaje que nos ha dejado Su Santidad el Papa Francisco, son los recuerdos que perdurarán por siempre en mi memoria de lo que han sido estos últimos días.

Nos vemos en Cracovia en 2016. Solo faltan 1.095 días.

Imagen

La carta nunca escrita al Papa Francisco

Apenas resultó elegido hace un mes aproximadamente, mi hermana Milana tuvo la idea de que le escribiéramos una carta al nuevo pontífice aprovechando su nexo con América Latina y por ende con Venezuela, para que desde su sabiduría y discernimiento, se dirigiera a los venezolanos  y les invitara a votar y a elegir al próximo presidente con conciencia y seriedad; haciendo la voluntad de Dios.

Y es que aquí estamos de nuevo; ante unas nuevas elecciones presidenciales gracias a que hace apenas 5 meses elegimos a un hombre que se estaba muriendo de cáncer. Da pena decirlo pero es así.

En fin. Las elecciones son ya dentro de un par de días y Milana mi hermana esperaba que esa carta a Francisco hubiese sido escrita y entregada hace unas cuantas semanas. Pero más vale tarde que nunca y sabiendo que es poco probable que el Sumo Pontífice lea este humilde blog, he aquí la carta nunca escrita al Papa Francisco.

Estimado Francisco:

Que la paz de nuestro Señor Jesucristo, muerto y resucitado esté con tu espíritu.

Te escribo desde Venezuela, país con el cual tu nativa Argentina tiene muchos nexos. Compartimos el mismo idioma, la misma pasión por el fútbol (aunque aquí el béisbol sigue siendo el deporte rey) y la misma fe en nuestra madre la Santa Iglesia Católica. Por lo tanto, estoy seguro de que estás muy bien enterado de las cosas que han venido pasando en nuestro país desde hace ya unos cuantos años.

Pero el propósito de estas lineas no es meternos en cuestiones políticas, ni hablar de lo bueno que lo hacen los unos y de lo malo que lo hacen los otros. Lo que te vengo a pedir aquí es una ayudaita, como decimos por aquí. Volviendo por un instante al tema del fútbol, cuando hace poco Argentina le ganó a Venezuela con un contundente 3 a 0, no pude evitar pensar: “Pero claro, si además de Messi tienen al Papa rezando por su equipo”. Y eso es todo lo que quisiera a esta hora. Ver si metes una palabrita por nosotros ante el Padre para que se fije en Venezuela y nos ayude a elegir a aquel hombre que vaya a gobernar según Su voluntad. Por supuesto que nosotros te vamos a ayudar en esto. Seremos varios los millones que estaremos en oración para que todo esto salga según lo tenga dispuesto el Señor.

Por último, si por cosas de Dios te topas con esta misiva antes del día de las elecciones y tu apretada agenda te lo permite, sería bien fino si le dirigieses unas palabras de esperanza y alegría al pueblo de Venezuela. Tu sabes, un mensaje que nos recuerde la infinita misericordia de Dios. Que por obscuras que parezcan las circunstancias el Señor no nos olvida nunca. Dale, Francisco. Que bien nos caería a los venezolanos que nos recuerdes estas cosas en este momento.

Ah, y para la próxima yo creo que con Messi ya tienen suficiente ventaja.

Me despido pidiéndole al Señor que te bendiga en todo momento y una vez más, deseando que la paz de Cristo Resucitado esté con tu espíritu.

La carta nunca escrita al Papa Francisco

El Papa Francisco: Una gran esperanza para la Iglesia

El siguiente comunicado de los iniciadores del Camino Neocatecumenal ya está publicado en distintos blogs y sitios web pero no podíamos quedarnos aquí sin unirnos a la alegría que embarga a todos los hermanos alrededor del mundo a raíz de la elección del Papa Francisco como sucesor de Pedro.

Comunicado de prensa – Camino Neocatecumenal

Los iniciadores y responsables del Camino Neocatecumenal, Kiko Argüello, Carmen Hernández y el P. Mario Pezzi, quieren expresar su alegría por la elección del cardenal Jorge Mario Bergoglio como nuevo Papa, Su Santidad Francisco, de la Iglesia:

«El nombre que ha elegido como Papa es ya imagen del pontificado que llevará adelante: simplicidad y humildad», ha indicado Kiko Argüello. «Estamos convencidos de que es un Papa providencial para estos tiempos y que llevará el Evangelio de manera incansable a todo el mundo. Con el Camino ha sido siempre muy cercano y a los iniciadores siempre nos ha mostrado su cariño y nos ha expresado su apoyo. En diferentes ocasiones ha presidido celebraciones de las comunidades neocatecumenales de Buenos Aires, como la eucaristía del 40º aniversario, en 2008.

El Papa Francisco va a ser un incansable anunciador del Evangelio. Es sin duda una gran esperanza para la Iglesia, y todos las personas del Camino Neocatecumenal rezamos por él y por su pontificado».

El Papa Francisco: Una gran esperanza para la Iglesia

Benedicto XVI, muchas gracias por renunciar

Aquí en Venezuela ha estado haciendo su recorrido por algunas redes sociales así como por mensajes de BlackBerry Messenger el siguiente texto cuyo autor, para mi y hasta ahora, continua siendo desconocido. Lo cierto es que es un reflejo exacto de lo que todo católico que se aprecie de serlo debería sentir por este gran Papa que ahora se despide. Que lo disfruten.

“Tengo 23 años y aún no entiendo muchas cosas. Y hay muchas cosas que no se pueden entender a las 8:00 am cuando te hablan para decirte escuetamente: “Daniel, el papa dimitió.” Yo apresuradamente contesté: “¿Dimitió?”. La respuesta era más que obvia, “Osea renunció, ¡Daniel, el papa renunció!”

El Papa renunció. Así amanecerán sin fin de periódicos mañana, así amaneció el día para la mayoría, así de rápido perdieron la fe unos cuantos y otros muchos la reforzaron. Y que renunciara, es de esas cosas, que no se entienden.

Yo soy católico. Uno de tantos. De esos que durante su infancia fue llevado a misa, luego creció y le agarró apatía. En algún punto me llevé de la calle todas mis creencias y a la Iglesia de paso, pero la Iglesia no está para ser llevada ni por mí, ni por nadie (ni por el Papa). En algún punto de mi vida, le volví a agarrar cariño a mi parte espiritual (muy de la mano con lo que conlleva enamorarse de la chavita que va a misa, y dos extraordinarios guías llamados padres), y así de banal, y así de sencillo, recontinué un camino en el que hoy digo: Yo soy católico. Uno de muchos, si, pero católico al fin. Pero así sea un doctor en teología, o un analfabeta de las escrituras (de esos que hay millones), lo que todo mundo sabe es que el Papa es el Papa. Odiado, amado, objeto de burlas y oraciones, el Papa es el Papa, y el Papa se muere siendo Papa. Por eso hoy cuando amanecí con la noticia, yo, al igual que millones de seres humanos..nos preguntamos ¿porqué? ¿Porqué renuncia señor Ratzinger? ¿Le entró el miedo? ¿Se lo comió la edad? ¿Perdió la fe? ¿La ganó? Y hoy, después de 12 horas, creo que encontré la respuesta: El señor Ratzinger, ha renunciado toda su vida.

Así de sencillo.

El Papa renunció a una vida normal. Renunció a tener una esposa. Renunció a tener hijos. Renunció a ganar un sueldo. Renunció a la mediocridad. Renunció a las horas de sueño, por las horas de estudio. Renunció a ser un cura más, pero también renunció a ser un cura especial. Renunció a llenar su cabeza de Mozart, para llenarla de teología. Renunció a llorar en los brazos de sus padres. Renunció a teniendo 85 años, estar jubilado, disfrutando a sus nietos en la comodidad de su hogar y el calor de una fogata. Renunció a disfrutar su país. Renunció a tomarse días libres. Renunció a su vanidad. Renunció a defenderse contra los que lo atacaban. Vaya, me queda claro, que el Papa fue un tipo apegado a la renuncia.

Y hoy, me lo vuelve a demostrar. Un Papa que renuncia a su pontificado cuando sabe que la Iglesia no está en sus manos, sino en la de algo o alguien mayor, me parece un Papa sabio. Nadie es más grande que la Iglesia. Ni el Papa, ni sus sacerdotes, ni sus laicos, ni los casos de pederastia, ni los casos de misericordia. Nadie es más que ella. Pero ser Papa a estas alturas del mundo, es un acto de heroísmo (de esos que se hacen a diario en mi país y nadie nota). Recuerdo sin duda, las historias del primer Papa. Un tal..Pedro. ¿Cómo murió? Si, en una cruz, crucificado igual que a su maestro, pero de cabeza. Hoy en día, Ratzinger se despide igual. Crucificado por los medios de comunicación, crucificado por la opinión pública y crucificado por sus mismos hermanos católicos. Crucificado a la sombra de alguien más carismático. Crucificado en la humildad, esa que duele tanto entender. Es un mártir contemporáneo, de esos a los que se les pueden inventar historias, a esos de los que se les puede calumniar, a esos de los que se les puede acusar, y no responde. Y cuando responde, lo único que hace es pedir perdón. ‘Pido perdón por mis defectos’. Ni más, ni menos. Que pantalones, que clase de ser humano. Podría yo ser mormón, ateo, homosexual y abortista, pero ver a un tipo, del que se dicen tantas cosas, del que se burla tanta gente, y que responda así..ese tipo de personas, ya no se ven en nuestro mundo.

Vivo en un mundo donde es chistoso burlarse del Papa, pero pecado mortal burlarse de un homosexual (y además ser tachado de paso como mocho, intolerante, fascista, derechista y nazi). Vivo en un mundo donde la hipocresía alimenta las almas de todos nosotros. Donde podemos juzgar a un tipo de 85 años que quiere lo mejor para la Institución que representa, pero le damos con todo porque “¿con qué derecho renuncia?”. Claro, porque en el mundo NADIE renuncia a nada. A nadie le da flojera ir a la escuela. A nadie le da flojera ir a trabajar. Vivo en un mundo donde todos los señores de 85 años están activos y trabajando (sin ganar dinero) y ayudan a las masas. Si, claro.

Pues ahora sé Señor Ratzinger, que vivo en un mundo que lo va a extrañar. En un mundo que no leyó sus libros, ni sus encíclicas, pero que en 50 años recordará cómo, con un simple gesto de humildad, un hombre fue Papa, y cuando vio que había algo mejor en el horizonte, decidió apartarse por amor a su Iglesia. Va a morir tranquilo señor Ratzinger. Sin homenajes pomposos, sin un cuerpo exhibido en San Pedro, sin miles llorándole aguardando a que la luz de su cuarto sea apagada. Va a morir, como vivió aún siendo Papa: humilde.
Benedicto XVI, muchas gracias por renunciar”.

Benedicto XVI, muchas gracias por renunciar