Mas sobre el Camino en Japón

No habíamos vuelto a escuchar nada sobre la situación del Camino Neocatecumenal en Japón desde que se supo que el Papa Benedicto XVI ordenara la permanencia de las comunidades en ese país y el establecimiento de una comisión que facilite el dialogo entre los obispos nipones y los representantes del Camino.

Ayer me encontré con una carta escrita por el Arzobispo de Tokio, Monseñor Takeo Okada, quien insiste en que se suspendan las actividades del Camino Neocatecumenal en Japón. A continuación el texto de dicha misiva:

Durante los últimos 20 años aproximadamente, la Conferencia Episcopal de Japón (CBCJ) ha invertido mucho tiempo y energía en los problemas relacionados con el Camino Neocatecumenal (en adelante “el Camino”). Para nuestra gran decepción, estos esfuerzos no han mejorado la situación.

De la pasión y las buenas intenciones de la gente del Camino, no tengo la menor duda. Sin embargo, las actividades del Camino a lo largo de los últimos 30 años no pueden considerarse de ninguna manera como un éxito. El hecho es que el carácter y la conducta del Camino no se han adaptado bien a la Iglesia o a la sociedad Japonesa.

Tal vez sea necesario para el Camino en Japón suspender sus actividades durante un período de examen y reflexión que podría allanar el camino para el diálogo con la Iglesia en Japón.

No considero que la Conferencia Episcopal de Japón colectivamente haya llegado a una decisión vinculante al respecto. Más bien, a petición de la diócesis de Takamatsu, los dieciséis obispos diocesanos deben decidir individualmente y hacer cumplir las acciones apropiadas para su diócesis en función de la decisión del Ordinario del lugar.

La Iglesia Católica en Japón es una pequeña minoría, formada por sólo el 0,3 por ciento de la población en general, y estoy profundamente triste al ver la división, el conflicto y el caos que siguen al Camino mientras se mueve entre nosotros.

Los últimos trece años, más de 30.000 personas al año se han suicidado en Japón. Quiero que la gente del Camino vea esta realidad. Quiero que luchen en primer lugar por  lo que pueden hacer por estas personas. Si actúan de manera que los japoneses puedan comprender y simpatizar con ellos, seguramente ganarán su confianza. Rezo y espero que se unan a nosotros en la evangelización adaptada a las necesidades de los japoneses.

Se ha dado prioridad a las directivas procedentes de la sede del Camino en Roma sobre el liderazgo de los obispos, por lo que estamos continuamente ante un dilema y esforzándonos por encontrar soluciones. La misión de la Iglesia en Japón se supone que ha sido confiada a sus obispos aquí. Tomamos este extraordinario yugo sobre nuestro cuello y dedicamos nuestros mayores esfuerzos a la misión y a la pastoral.

Hablando exclusivamente de la Archidiócesis de Tokio, no creo que el Camino haya causado especialmente grandes problemas hasta el momento, a pesar de que me vienen a la mente colectas realizada sin el consentimiento del obispo, por ejemplo, y una cierta confusión en parroquias específicas .

Sin embargo, la situación es diferente para la provincia eclesiástica de Osaka, y en la diócesis de Takamatsu en especial el problema es grave.

La Iglesia en Japón comenzó en 1549, con las actividades misioneras de San Francisco Javier. Es una iglesia construida por una multitud de santos y excelentes misioneros, y se ha convertido en la Madre de una gran cantidad de mártires. Sobrevivió a la prohibición religiosa, y han pasado unos 140 años desde que la fe puede proclamarse abiertamente. Entre los distinguidos misioneros que han trabajado en Japón están el actual Superior General de la Compañía de Jesús, el Padre Adolfo Nicolás, y el P. Josep M. Abella, Superior General de los Misioneros Claretianos.

A pesar de todo esto, una gran distancia queda aún por recorrer en el camino de la evangelización de Japón. Imploro a Kiko Argüello y a todos los miembros del Camino que tengan muy en cuenta este hecho.

Entiendo la razón por la que se creó el Camino. Creo que han tenido un gran éxito en la formación en la fe de personas que han sido bautizadas, pero que abandonaron sus creencias. Sin embargo, debo subrayar que la situación en un territorio de misión es diferente.

He oído que la gente del Camino trabaja muy bien con los enfermos y los discapacitados. Quiero que asuman este papel en Japón. También espero cosas buenas de su trabajo pastoral en favor de los residentes extranjeros. Pero les pido que reflexionen y recen con nosotros para discernir lo que hay que hacer para la evangelización del Japón tal como es en realidad actualmente.

Al parecer el monseñor, en una demostración de condescendencia, está dispuesto a dejar que los catecúmenos se encarguen de los enfermos y discapacitados, así como de los extranjeros que viven allá. Muy bien. Pero ¿que hay de los jóvenes y de los matrimonios (ambos fuerza vital de la iglesia en su misión evangelizadora), por tan solo nombrar dos grupos en los que el Camino como instrumento de la iglesia ha hecho una obra verdaderamente milagrosa?

Supongo que no nos queda otra cosa por hacer sino rezar mucho por nuestros hermanos, los obispos japoneses. En lo personal, no puedo evitar preguntarme si es que no han escuchado hablar de la obediencia que deben al sucesor de Pedro. ¿No se han enterado que desde que existe el Camino todos los papas lo han apoyado de forma clara, abierta y entusiasta? ¿Se habrán enterado de que la Santa Sede ha aprobado los estatutos del Camino, haciendo de este un instrumento eficaz al servicio de la iglesia a nivel mundial?

祈り、聖霊は私たちがすぐに解決策を見つけるのに役立つことを愛する兄弟。(Recemos, amados hermanos, para que el Espiritu Santo nos ayude pronto a encontrar una solución.)

 

Anuncios
Mas sobre el Camino en Japón

Noticias del Camino en Japón

Todos estamos bastante ansiosos por saber como ha ido la reunión que el día de ayer el Papa Benedicto XVI sostuviera con los obispos japoneses con la finalidad de resolver malos entendidos que han puesto en peligro la permanencia del Camino Neocatecumenal en el país oriental.

Hasta ahora lo único que he podido encontrar al respecto es el siguiente tweet publicado por un hermano de una comunidad en Madrid:

https://twitter.com/#!/CNPSR/status/14589091270103040

Buenas noticias, sin duda alguna. Apenas tengamos información un poco más concreta se las estaremos transmitiendo. Por lo pronto, sigamos rezando para que se haga la voluntad del Señor y por los hermanos y hermanas en Japón para que sigan encontrando consuelo y esperanza en Cristo muerto y resucitado.

Noticias del Camino en Japón

El Camino Neocatecumenal en Japón

El domingo pasado asistimos al anuncio de Adviento con los responsables de la nación aquí en Venezuela. Además de un kerigma predicado con una fuerza extraordinaria, se nos transmitieron las noticias sobre el Camino Neocatecumenal a nivel mundial y sentimos que hay una en particular que debemos compartir por esta vía.

Resulta que a los hermanos obispos del Japón les ha costado bastante aceptar al Camino Neocatecumenal como un itinerario de crecimiento en la fe al servicio de la iglesia católica. A tal punto, que le han enviado una carta a Kiko, el fundador del Camino, advirtiéndole que tenía hasta el 1er domingo de Adviento para sacar a las comunidades de toda parroquia japonesa.

Esto, a todas luces, es ir contra Roma. Y seguramente por esto es que su Santidad, el Papa Benedicto XVI tendrá una reunión con los obispos del país oriental este próximo 13 de Diciembre para tratar de solventar esta situación. Sería una verdadera lástima que después de todo el arduo trabajo de evangelización, a veces con la uñas; se eche por tierra lo que el seminario Redemptoris Mater en Takamatsu ha llevado adelante.

A continuación transcribimos un artículo originalmente publicado en el portal católico camineo.info con noticias frescas sobre este impasse:

Takamatsu/JAPÓN.- Benedicto XVI interviene para zanjar la polémica con  la conferencia episcopal japonesa, convirtiendo el seminario diocesano ‘Redemptoris Mater’ en Pontificio.

Benedicto XVI ha decidido convertir en Pontificio el Seminario Redemptoris Mater que el Camino Neocatecumenal tiene en la diócesis japonesa de la diócesis de Takamatsu desde hace más de una década. De este modo el Papa garantiza la continuidad del seminario, pues deja de ser diocesano y depender del Obispo y se convierte en un seminario dirigido por Roma.

La decisión del Santo Padre ha sido bien acogida por las comunidades neocatecumenales del Japón, especialmente de la diócesis de Takamatsu, situada a 520 kilómetros al sudeste de Tokyo, y que cuenta con una minoría de unos 5000 católicos. El obispo que precedió al actual, Monseñor Fukahori, decidió acoger el seminario del Camino Neocatecumenal y las primeras familias que llegaron de España e Italia hace casi veinte años por iniciativa de diversos prelados. Sin embargo, el actual obispo, el salesiano Francis Xavier Osamu Mizobe, decidió cerrarlo provocando un grave conflicto con el Vaticano que trascendió por las diversas reuniones de la conferencia episcopal japonesa, con su presidente al frente, el Arzobispo de Tokio Monseñor Okada, con representantes de los diversos dicasterios vaticanos encargados de las misiones y formación presbiteral.

Durante la visita ad limina que tuvo lugar en el pasado mes de diciembre, los obispos japoneses expresaron su preocupación no sólo al Papa sino a los responsables de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, al frente de la cual está el cardenal Ivan Dias de la India. La conferencia de Obispos japoneses quiso hacer comprender al Papa que el Camino Neocatecumenal dividía la diócesis, y que el Seminario ‘Redemptoris Mater’ de Takamatsu, canónicamente erigido en su momento con la aprobación de la Santa Sede, era un ‘peligro’ para el Japón.

Sin embargo Benedicto XVI no se ha doblegado ante la presión de los Obispos, que en cinco meses han recurrido hasta tres veces a Roma para aniquilar la evangelización de las comunidades neocatecumenales en el país nipón.

La decisión Papal es un claro y definitivo apoyo al Camino Neocatecumenal, aprobado definitivamente por la Santa Sede el pasado mes de junio como un ‘itinerario de formación católica’, que sorprende por haber desestimado una decisión de la Conferencia Episcopal de Japón, que el pasado mes de mayo envió, in extremis, una delegación de cuatro obispos a Roma para convencer al Papa del ‘serio problema’ que a su juicio significaba el Camino y su seminario en la diócesis de Takamatsu.

Preguntado si el Vaticano entendía bien la cuestión, el arzobispo Okada dijo el pasado mes de mayo: ‘hay todavía una brecha entre nosotros’ pero la situación ‘está mejorando’, para añadir que le había servido de mucho aliento la forma en que el Papa les había escuchado. La decisión Papal deberá ser ahora acatada por los Obispos japoneses, cuya respuesta
oficial todavía no se ha producido.

El seminario, que se traslada a Roma, tendrá como Rector al obispo emérito de Oita, monseñor Takaaki Hirayama. Sin embargo conservará el edificio del actual seminario de Takamatsu. Al dar la condición de Pontificio a dicho seminario, el mismo pasa a depender directamente de Roma, aunque el mismo seguirá recibiendo a los seminaristas neocatecumenales, tal y como sucede con el resto de los 74 Seminarios Redemptoris Mater extendidos por todo el mundo según las disposiciones de la Iglesia Católica.

La decisión cierra una polémica abierta desde hace meses que ha sido aprovechada por determinados sectores críticos que dudaban de la idoneidad del carisma formativo y evangelizador del Camino Neocatecumenal, pues el Santo Padre Benedicto XVI no solo ha aprobado contra pronóstico y sin prácticamente modificaciones los Estatutos, sino que además ha invitado a Kiko Argüello, iniciador del mismo, a intervenir en el reciente Sínodo de Obispos sobre la Palabra de Dios.

El Camino Neocatecumenal en Japón