Mario Vargas Llosa y la JMJ Madrid 2011

¡Hasta los agnósticos que más se han dedicado a atacar a la iglesia han declarado lo impresionados que han quedado con la manifestación de fe que se ha dado en Madrid en el marco de la Jornada Mundial de la Juventud!

Hablamos concretamente del escritor peruano-español Mario Vargas Llosa, ganador del Premio Nobel de Literatura, quien en este artículo publicado en ELPAIS.com admite que creyentes y no creyentes deben alegrarse “del éxito de la visita del Papa a Madrid”.

A pesar de hacer referencia a una “adicción” por parte de los jóvenes al Santo Padre, el laureado escritor se atrevió a aseverar (quizá con cierto aire de ironía, no lo sé) que la multitud de jóvenes católicos reunidos en España constituye una “prueba de que la Iglesia de Cristo mantiene su pujanza y su vitalidad, de que la nave de San Pedro sortea sin peligro las tempestades que quisieran hundirla”.

Fue más allá al asegurar lo siguiente en relación a una supuesta disminución en el número de personas que se declaran católicos practicantes:

En vez de ser un síntoma de su inevitable ruina y extinción es, más bien, fermento de la vitalidad y energía que lo que queda de ella -decenas de millones de personas- ha venido mostrando, sobre todo bajo los pontificados de Juan Pablo II y de Benedicto XVI.

Que todo un ateo declarado se refiera de este modo a lo acontecido en Madrid es prueba de que en definitiva hasta los ciegos son capaces de ver y sentir a Cristo resucitado. Que no quieran o no se atrevan a reconocerlo como tal es otra cosa. Recemos para que algún día la conversión llegue no solo a ellos, sino a todo hombre y mujer de nuestro tiempo en necesidad de una vida con sentido y esperanza.

Anuncios
Mario Vargas Llosa y la JMJ Madrid 2011

¡En vivo por las redes sociales!

Desde ahora y hasta la misa de clausura de la Jornada Mundial de la Juventud el día de mañana, estaremos reseñando los detalles de lo que vaya sucediendo por nuestras cuentas en Twitter y en Facebook, así que pendientes de esas dos vías.

¡Que viva la iglesia! ¡Que viva el Papa! ¡Que vivan los jóvenes!

Minientrada

¡Ha hablado Benedicto XVI!

¡Que valiente el Papa! Impulsado por la Verdad, sin miedo a esta sociedad modernista que todo lo quiere relativizar y todo lo quiere poner patas pa’ arriba, hoy en la Plaza Cibeles, en el corazón de Madrid y la neo-atea España, Su Santidad ha puesto de nuevo los puntos sobre las ies con una homilía increíblemente inspirada de la cual me ha impactado sobremanera la siguiente parte:

 Hay muchos que, creyéndose dioses, piensan no tener necesidad de más raíces ni cimientos que ellos mismos. Desearían decidir por sí solos lo que es verdad o no, lo que es bueno o malo, lo justo o lo injusto; decidir quién es digno de vivir o puede ser sacrificado en aras de otras preferencias; dar en cada instante un paso al azar, sin rumbo fijo, dejándose llevar por el impulso de cada momento. Estas tentaciones siempre están al acecho. Es importante no sucumbir a ellas, porque, en realidad, conducen a algo tan evanescente como una existencia sin horizontes, una libertad sin Dios

¡Toma tu tomate! A continuación el discurso completo de Benedicto XVI en el contexto de la Jornada Mundial de la Juventud Madrid 2011:

Queridos amigos:

Agradezco las cariñosas palabras que me han dirigido los jóvenes representantes de los cinco continentes. Y saludo con afecto a todos los que estáis aquí congregados, jóvenes de Oceanía, África, América, Asia y Europa; y también a los que no pudieron venir. Siempre os tengo muy presentes y rezo por vosotros. Dios me ha concedido la gracia de poder veros y oíros más de cerca, y de ponernos juntos a la escucha de su Palabra.

En la lectura que se ha proclamado antes, hemos oído un pasaje del Evangelio en que se habla de acoger las palabras de Jesús y de ponerlas en práctica. Hay palabras que solamente sirven para entretener, y pasan como el viento; otras instruyen la mente en algunos aspectos; las de Jesús, en cambio, han de llegar al corazón, arraigar en él y fraguar toda la vida.

Sin esto, se quedan vacías y se vuelven efímeras. No nos acercan a Él. Y, de este modo, Cristo sigue siendo lejano, como una voz entre otras muchas que nos rodean y a las que estamos tan acostumbrados.

El Maestro que habla, además, no enseña lo que ha aprendido de otros, sino lo que Él mismo es, el único que conoce de verdad el camino del hombre hacia Dios, porque es Él quien lo ha abierto para nosotros, lo ha creado para que podamos alcanzar la vida auténtica, la que siempre vale la pena vivir en toda circunstancia y que ni siquiera la muerte puede destruir.

El Evangelio prosigue explicando estas cosas con la sugestiva imagen de quien construye sobre roca firme, resistente a las embestidas de las adversidades, contrariamente a quien edifica sobre arena, tal vez en un paraje paradisíaco, podríamos decir hoy, pero que se desmorona con el primer azote de los vientos y se convierte en ruinas.

Queridos jóvenes, escuchad de verdad las palabras del Señor para que sean en vosotros «espíritu y vida» (Jn 6,63), raíces que alimentan vuestro ser, pautas de conducta que nos asemejen a la persona de Cristo, siendo pobres de espíritu, hambrientos de justicia, misericordiosos, limpios de corazón, amantes de la paz.

Hacedlo cada día con frecuencia, como se hace con el único Amigo que no defrauda y con el que queremos compartir el camino de la vida. Bien sabéis que, cuando no se camina al lado de Cristo, que nos guía, nos dispersamos por otras sendas, como la de nuestros propios impulsos ciegos y egoístas, la de propuestas halagadoras pero interesadas, engañosas y volubles, que dejan el vacío y la frustración tras de sí.

Aprovechad estos días para conocer mejor a Cristo y cercioraros de que, enraizados en Él, vuestro entusiasmo y alegría, vuestros deseos de ir a más, de llegar a lo más alto, hasta Dios, tienen siempre futuro cierto, porque la vida en plenitud ya se ha aposentado dentro de vuestro ser.

Hacedla crecer con la gracia divina, generosamente y sin mediocridad, planteándoos seriamente la meta de la santidad. Y, ante nuestras flaquezas, que a veces nos abruman, contamos también con la misericordia del Señor, siempre dispuesto a darnos de nuevo la mano y que nos ofrece el perdón en el sacramento de la Penitencia.

Al edificar sobre la roca firme, no solamente vuestra vida será sólida y estable, sino que contribuirá a proyectar la luz de Cristo sobre vuestros coetáneos y sobre toda la humanidad, mostrando una alternativa válida a tantos como se han venido abajo en la vida, porque los fundamentos de su existencia eran inconsistentes.

A tantos que se contentan con seguir las corrientes de moda, se cobijan en el interés inmediato, olvidando la justicia verdadera, o se refugian en pareceres propios en vez de buscar la verdad sin adjetivos.

Sí, hay muchos que, creyéndose dioses, piensan no tener necesidad de más raíces ni cimientos que ellos mismos. Desearían decidir por sí solos lo que es verdad o no, lo que es bueno o malo, lo justo o lo injusto; decidir quién es digno de vivir o puede ser sacrificado en aras de otras preferencias; dar en cada instante un paso al azar, sin rumbo fijo, dejándose llevar por el impulso de cada momento. Estas tentaciones siempre están al acecho. Es importante no sucumbir a ellas, porque, en realidad, conducen a algo tan evanescente como una existencia sin horizontes, una libertad sin Dios.

Nosotros, en cambio, sabemos bien que hemos sido creados libres, a imagen de Dios, precisamente para que seamos protagonistas de la búsqueda de la verdad y del bien, responsables de nuestras acciones, y no meros ejecutores ciegos, colaboradores creativos en la tarea de cultivar y embellecer la obra de la creación. Dios quiere un interlocutor responsable, alguien que pueda dialogar con Él y amarle.

Por Cristo lo podemos conseguir verdaderamente y, arraigados en Él, damos alas a nuestra libertad. ¿No es este el gran motivo de nuestra alegría? ¿No es este un suelo firme para edificar la civilización del amor y de la vida, capaz de humanizar a todo hombre?

Queridos amigos: sed prudentes y sabios, edificad vuestras vidas sobre el cimiento firme que es Cristo. Esta sabiduría y prudencia guiará vuestros pasos, nada os hará temblar y en vuestro corazón reinará la paz. Entonces seréis bienaventurados, dichosos, y vuestra alegría contagiará a los demás.

Se preguntarán por el secreto de vuestra vida y descubrirán que la roca que sostiene todo el edificio y sobre la que se asienta toda vuestra existencia es la persona misma de Cristo, vuestro amigo, hermano y Señor, el Hijo de Dios hecho hombre, que da consistencia a todo el universo. Él murió por nosotros y resucitó para que tuviéramos vida, y ahora, desde el trono del Padre, sigue vivo y cercano a todos los hombres, velando continuamente con amor por cada uno de nosotros.

Encomiendo los frutos de esta Jornada Mundial de la Juventud a la Santísima Virgen María, que supo decir «sí» a la voluntad de Dios, y nos enseña como nadie la fidelidad a su divino Hijo, al que siguió hasta su muerte en la cruz. Meditaremos todo esto más detenidamente en las diversas estaciones del Via crucis. Y pidamos que, como Ella, nuestro «sí» de hoy a Cristo sea también un «sí» incondicional a su amistad, al final de esta Jornada y durante toda nuestra vida.

Muchas gracias.

¡Ha hablado Benedicto XVI!

Cambios en nuestra página por la JMJ Madrid 2011

Con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud que se lleva a cabo actualmente en Madrid, España y para darle mas relieve a este acontecimiento tan importante, hemos decidido implementar algunos cambios en nuestra página.

Como habrán notado, al visitar www.laiglesiaencasa.com ya no irán directo al blog (el cual sigue apareciendo en el menú de navegación superior) sino que serán llevados a la página que tenemos dedicada a la JMJ, donde podrán ver vídeos y fotos del evento.

Esperamos que les hayan gustado estos pequeños cambios, los cuales estarán en efecto mientras dure la jornada. También los invitamos a estar pendiente, tanto del blog como de la página “JMJ” pues en ambas partes estaremos publicando lo más relevante de este encuentro.

Entre otras cosas podrán ver allí la siguiente galería de fotos de la misa de inauguración en Plaza Cibeles, presidida por el Cardenal Rouco Varela.

Cambios en nuestra página por la JMJ Madrid 2011

¡Como ovejas en medio de lobos!

Verdaderamente las casualidades no existen. Al rezar laudes esta mañana una de las lectura del oficio me recordó este tweet que publicábamos ayer:

Y es que ciertamente, en el contexto de la Jornada Mundial de la Juventud Madrid 2011, en estos momentos los jóvenes de las comunidades neocatecumenales de todo el mundo están desperdigados por las ciudades de España y del norte de África anunciándole al hombre de esta generación que existe una esperanza, que existe la vida eterna, que existe Dios.

Y decimos que van como ovejas en medio de lobos pues seguramente se enfrentarán con personas completamente descristianizadas o con musulmanes que no estarán muy dispuestos a acoger la buena noticia de Jesucristo resucitado. Muchos de estos modernos discípulos sufrirán escarnio público, desplantes y burlas, pero al ser esto en nombre del Señor nos queda el consuelo y la esperanza de que la recompensa en el Cielo será grande, sin duda laguna.

A continuación les dejamos la lectura en cuestión, la cual es una de la homilías de San Juan Crisóstomo, obispo sobre el evangelio de San Mateo.

SAL DE LA TIERRA Y LUZ DEL MUNDO

Vosotros sois la sal de la tierra. Es como si les dijera: «El mensaje que se os comunica no va destinado a vosotros solos, sino que habéis de transmitirlo a todo el mundo. Porque no os envío a dos ciudades, ni a diez, ni a veinte; ni tan siquiera os envío a toda una nación, como en otro tiempo a los profetas, sino a la tierra, al mar y a todo el mundo, y a un mundo por cierto muy mal dispuesto.» Porque al decir: Vosotros sois la sal de la tierra, enseña que todos los hombres han perdido su sabor y están corrompidos por el pecado. Por ello exige sobre todo de sus discípulos aquellas virtudes que son más necesarias y útiles para el cuidado de los demás. En efecto, la mansedumbre, la moderación, la misericordia, la justicia son unas virtudes que no quedan limitadas al provecho propio del que las posee, sino que son como unas fuentes insignes que manan también en provecho de los demás. Lo mismo podernos afirmar de la pureza de corazón, del amor a la paz y a la verdad, ya que el que posee estas cualidades las hace redundar en utilidad de todos.

«No penséis -viene a decir- que el combate al que se os llama es de poca importancia y que la causa que se os encomienda es exigua: Vosotros sois la sal de la tierra.» ¿Significa esto que ellos restablecieron lo que estaba podrido? En modo alguno. De nada sirve echar sal a lo que ya está podrido. Su labor no fue ésta; lo que ellos hicieron fue echar sal y conservar, así, lo que el Señor había antes renovado y liberado de la fetidez, encomendándoselo después a ellos. Porque liberar de la fetidez del pecado fue obra del poder de Cristo; pero el no recaer en aquella fetidez era obra de la diligencia y esfuerzo de sus discípulos. ¿Te das cuenta de cómo va enseñando gradualmente que éstos son superiores a los profetas? No dice, en efecto, que hayan de ser maestros de Palestina, sino de todo el orbe.

«No os extrañe, pues -viene a decirles-, si, dejando ahora de lado a los demás, os hablo a vosotros solos y os enfrento a tan grandes peligros. Considerad a cuántas y cuán grandes ciudades, pueblos, naciones os he de enviar en calidad de maestros. Por esto no quiero que seáis vosotros solos prudentes, sino que hagáis también prudentes a los demás. Y muy grande ha de ser la prudencia de aquellos que son responsables de la salvación de los demás, y muy grande ha de ser su virtud, para que puedan comunicarla a los otros. Si no es así, ni tan siquiera podréis bastaros a vosotros mismos.

En efecto, si los otros han perdido el sabor, pueden recuperarlo por vuestro ministerio; pero si sois vosotros los que os tornáis insípidos, arrastraréis también a los demás con vuestra perdición. Por esto, cuanto más importante es el asunto que se os encomienda, más grande debe ser vuestra solicitud.» Y así, añade: Si la sal pierde su sabor, ¿con qué la vais a salar? No vale para otra cosa, sino para tirarla fuera y que la pise la gente.

Para que no teman lanzarse al combate, al oír aquellas palabras: Cuando os insulten y persigan y propalen contra vosotros toda clase de calumnias, les dice de modo equivalente: «Si no estáis dispuestos a tales cosas, en vano habéis sido elegidos. Lo que hay que temer no es el mal que digan contra vosotros, sino la simulación de vuestra parte; entonces sí que perderíais vuestro sabor y-seríais pisoteados. Pero si no cejáis en presentar el mensaje con toda su austeridad, si después oís hablar mal de vosotros, alegraos. Porque lo propio de la sal es morder y escocer a los que llevan una vida de molicie.

Por tanto, estas maledicencias son inevitables y en nada os perjudicarán, antes serán prueba de vuestra firmeza. Mas si, por temor a ellas, cedéis en la vehemencia conveniente, peor será vuestro sufrimiento, ya que entonces todos hablarán mal de vosotros y todos os despreciarán; en esto consiste el ser pisoteado por la gente.»

A continuación, propone una comparación más elevada: Vosotros sois la luz del mundo. De nuevo se refiere al mundo, no a una sola nación ni a veinte ciudades, sino al orbe entero; luz que, como la sal de que ha hablado antes, hay que entenderla en sentido espiritual, luz más excelente que los rayos de este sol que nos ilumina. Habla primero de la sal, luego de la luz, para que entendamos el gran provecho que se sigue de una predicación austera, de unas enseñanzas tan exigentes. Esta predicación, en efecto, es como si nos atara, impidiendo nuestra dispersión, y nos abre los ojos al enseñarnos el camino de la virtud. No puede ocultarse una ciudad situada en lo alto del monte; ni se enciende una lámpara para meterla bajo el celemín. Con estas palabras, insiste el Señor en la perfección de vida que han de llevar sus discípulos y en la vigilancia que han de tener sobre su propia conducta, ya que ella está a la vista de todos, y el palenque en que se desarrolla su combate es el mundo entero.

Pidamosle al Señor que podamos todos los cristianos ser sal de la tierra y luz del mundo. Que algún día podamos salir de nuestras comodidades, podamos apagar la computadora, dejar de escribir tantas entradas de blogs o tweets y nos atrevamos a decirle que si al Señor cuando nos llame a irnos como familia en misión, si es que esa es su voluntad, a anunciar el evangelio en la China comunista, en Europa o en algún barrio de Caracas o Maracaibo.

¡Como ovejas en medio de lobos!

Como seguir la JMJ Madrid 2011 por la web

Como seguramente ya todos deben saber, del 16 al 21 de este mes se estará celebrando en la capital española el máximo evento para los jóvenes católicos a nivel mundial: La Jornada Mundial de la Juventud. En esta entrada decíamos que todos estaremos allí presentes, si no físicamente, al menos sí en espíritu.

Sin embargo, para los que no hayan podido asistir en persona y quieran seguir paso a paso los pormenores de este magno evento por televisión recomendamos primeramente a EWTN, el canal católico. A la vez, quienes estén lejos de un televisor y tengan la posibilidad de conectarse a Internet, ya sea desde un computador (u ordenador como dicen nuestros hermanos de España) o desde un teléfono inteligente, a continuación les dejamos una serie de opciones para mantenernos al tanto, minuto a minuto, de los acontecimientos que se lleven a cabo durante la jornada.

  • YouTube: La JMJ Madrid 2011 tiene esta cuenta oficial en el portal de vídeos. Habrá que estar pendientes a ver si transmitirán partes de la jornada en vivo.
  • En Facebook también se pueden mantener informados dándole “me gusta” a la página que tiene allí la JMJ.
  • Pope2You: Uno de los esfuerzos más concretos que viene haciendo la Santa Sede a fin de hacer llegar el Evangelio a los adictos a las redes sociales, Pope2You tiene una aplicación en Facebook que bien valen la pena revisar.
  • En Twitter se le puede hacer seguimiento a todo lo relacionado con la JMJ siguiendo su cuenta oficial @madrid11_es o siguiendo el hashtag oficial #madrid11.
  • Por último, Roma pone a nuestra disposición el Vatican Player, una herramienta multimedia que transmite sucesos desde el Vaticano, la cual es manejada por Radio Vaticano, quienes por cierto también cuentan con esta página donde se podrá captar el audio de todo lo acontecido.
Esperamos que con esta recopilación de herramientas y recursos nadie se quede por fuera, y así podamos todos  participar de esta magnifica fiesta, indistintamente de la posibilidad que tengamos de estar físicamente presentes en Madrid. 
Como seguir la JMJ Madrid 2011 por la web

¡A Madrid!

¡Hoy nos vamos todos a Madrid, al encuentro con Su Santidad el Papa Benedicto XVI! Y cuando digo todos es porque al ir uno solo físicamente, el resto estaremos con esa persona en espíritu.

A partir de hoy, los jóvenes del Camino Neocatecumenal del mundo entero, junto con los pertenecientes a otros movimientos de la iglesia católica, se ponen en movimiento para reunirse en Madrid del 16 al 21 de Agosto con  el sucesor de Pedro en el marco de la Jornada Mundial de la Juventud Madrid 2011.

Antes del encuentro propiamente dicho, los jóvenes catecúmenos se desparramarán por toda España y el norte de África para llevarle al hombre de este tiempo la Buena Noticia de que el Reino de Dios ya ha llegado y se encuentra en medio de nosotros. De la parroquia La Consolación en Barquisimeto irán aproximadamente 25 muchachos y muchachas, de los cuales 10 son pertenecientes al Camino y dos representarán a nuestra Primera Comunidad. Recemos para que todos y cada uno se puedan encontrar seriamente con Jesucristo en esta peregrinación y puedan pronto estar de vuelta con los testimonios de las maravillas que el Señor les haya permitido presenciar durante este tiempo tan especial.

Pronto estaremos colocando una entrada con toda la información para poder seguir este importante acontecimiento en linea, al igual que lo hicimos con la beatificación de Juan Pablo II.

Para concluir, los dejamos con el himno oficial de la JMJ Madrid 2011. Que lo disfruten:

¡A Madrid!