¡En vivo por las redes sociales!

Desde ahora y hasta la misa de clausura de la Jornada Mundial de la Juventud el día de mañana, estaremos reseñando los detalles de lo que vaya sucediendo por nuestras cuentas en Twitter y en Facebook, así que pendientes de esas dos vías.

¡Que viva la iglesia! ¡Que viva el Papa! ¡Que vivan los jóvenes!

Anuncios
Minientrada

¿Mis hijos en Facebook?

¡No puedo hablar, pero ya estoy en Facebook!

Comencemos por aclarar que yo soy el primer fanático de Facebook. Me parece una excelente herramienta para comunicarnos y mantenernos al día con lo que sucede alrededor de las personas que nos interesan. Sin embargo, las cosas cambian un poco cuando se trata de mis hijos, (el mayor de los cuales tienen apenas 11 años de edad) preguntando si pueden tener su propia cuenta en esa red social.

Hoy al salir del colegio, Samuel (el mayor, el de los 11 años) me preguntó si podía abrir su propio Facebook. Para explicarle mi negativa le dije que los niños hacen cosas de niños, los adolescentes hacen cosas de adolescentes y los adultos hacen cosas de adultos. Le expliqué que estar metido en la famosa red social no era para niños. Por supuesto que cuando me dijo que todos los demás niños de su salón lo hacen mi cara de “ponchao” debe haber sido digna de una foto. Santiago, el que le sigue en edad (9 años) añadió que en su salón, aparte de él, solo hay otro niño que no tiene Facebook.

Mi pregunta es: ¿Será que los padres de estos niños no han escuchado hablar de los depredadores en linea? ¿De como resulta muy fácil que nuestra dirección de habitación, nuestros números de teléfono y los colegios a los que asisten nuestros hijos queden expuestos en el perfil que ellos manejan en Facebook? Esta red social nunca se ha caracterizado por su buen manejo de los datos de sus usuarios en cuanto a privacidad se refiere, y si bien uno como adulto puede tomar medidas para que su información personal quede bien resguardada, dudo que un niño o niña de 10 u 11 años de edad logre manejar con destreza los intricados recovecos de los ajustes de privacidad que ofrece esta red social.

Para concluir los dejamos con este artículo (en inglés) que casualmente apareció hoy en la página NewsFeed de Time (me pregunto si ya Facebook los demandó por usar la palabra “news feed”). Allí explican un poco los esfuerzos que están haciendo para cerrar las cuantas de aquellas personas que obviamente han mentido con respecto a su edad a la hora de abrir sus cuentas. A pesar de que es una batalla perdida, al menos la intención es buena.

¿Ustedes que opinan? ¿Tienen hijos pequeños? ¿Ya pueden usar Facebook y otras redes sociales? Opinen y abramos el debate.

¿Mis hijos en Facebook?

El Papa y las redes sociales

Lo que ya hemos dicho anteriormente en relación a la posición de la Iglesia con respecto a las redes sociales, ha sido recientemente anunciado por Time en este artículo el cual pasamos a traducir para ustedes:

¿Te destroza el sentimiento de culpa católico cada vez que revisas tu Facebook? Ya no tienes de que preocuparte. El Papa lo aprueba.

En un mensaje titulado “La Verdad, la Proclamación y la Autenticidad de la Vida en la Era Digital” el Papa Benedicto XVI le dio su bendición a las redes sociales, pero advirtió que estas no pueden reemplazar el verdadero contacto humano. La proclamación, creada para el Día Mundial de la Comunicación celebrado por la Iglesia Católica, expresaba: “Quisiera por lo tanto invitar a los cristianos a que con confianza y con una creatividad informada y responsable se unan a la red de relaciones que la era digital ha hecho posible”.

El pontífice sugirió a los participantes de las redes sociales ser abiertos y honestos en sus comunicaciones y no confundir las amistades en linea con las mas profundas y duraderas. “Es importante siempre recordar que el contacto virtual no puede ni debe sustituir el contacto humano directo con la gente de cualquier nivel en nuestras vidas”.

A pesar de que el Papa, de 83 años de edad, no tiene una página personal en Facebook, el Vaticano ha logrado avanzar en el área de las redes sociales a través de su página, Pope2you, el cual lleva a los usuarios a YouTube y a Facebook, y donde inclusive tienen una aplicación para el iPhone. ¿Quien hubiese creído que la Santa Sede estaba tan al día con la juventud?

El Papa y las redes sociales

La Pastoral de las Redes Sociales

Las redes sociales (o social media) no solo han llegado para quedarse, sino que deben ser reconocidas y empleadas como una nueva forma de ministerio pastoral.

Eso fue lo que le dijeron a los obispos estadounidenses el 15 de este mes en su conferencia anual en Baltimore, Maryland.

“Las redes sociales han demostrado que son una fuerza que hay que reconocer. De lo contrario la iglesia se puede encontrar con un reto tan grande como lo fue la Reforma Protestante,” aseveró el Obispo Ronald P. Herzog en este artículo del portal U.S.Catholic.

El Obispo Herzog también comentó que a pesar de que las redes sociales han existido por menos de 10 años, no son ninguna moda pasajera y están ocasionando cambios tan fundamentales en los patrones y comportamientos comunicacionales como los de la prensa escrita hace 500 años.

Herzog empleó la frase “continente digital” del Papa Benedicto XVI para describir el último territorio virgen donde la iglesia misionera está llamada a ir a evangelizar: los medios digitales en línea.

“Nosotros, los inmigrantes digitales, necesitamos aprender de esta cultura, al igual que esperamos que los misioneros conozcan las culturas de los pueblos que están evangelizando. Debemos ser culturizados; más allá de aprender a crear una cuenta en Facebook. Se trata de pensar, vivir y abrazar la vida en la forma de blogs, Twitter y otras redes sociales en línea”.

También señaló que la iglesia debe ser una voz presente en esta nueva frontera, especialmente cuando cualquiera puede crear un blog y la opinión de cualquiera es válida. (Esto se relaciona mucho con lo que señalábamos en esta entrada hace unas semanas)

Dijo que una vez que se hace una pregunta o se presenta una contradicción en Twitter o en Facebook, la gente “espera una respuesta o algo que se asemeje a una conversación”.

“Podemos decidir no entrar en estos debates, pero sería bajo un gran riesgo para la credibilidad y accesibilidad de la iglesia”.

El obispo indicó que los jóvenes en particular utilizan a las redes sociales como su principal punto de referencia a la hora de obtener cualquier cosa que vaya desde las noticias del mundo hasta las actualizaciones de sus amigos.

“Es asombroso lo que esto implica para una iglesia con problemas para lograr que esos mismos jóvenes entren a las iglesias los domingos”, afirmó. O dicho en otras palabras: “Si la iglesia no está en sus dispositivos móviles no existe”.

Dijo que la mejor forma en que la iglesia use efectivamente las nuevas herramientas de comunicación es a través de la dirección y apoyo de los obispos y el entrenamiento de los miembros de las parroquias y diócesis.

A nosotros, a Paty y a mi más concretamente, nos toca poner en marcha la pastoral comunicacional a la que nos hemos comprometido con nuestro párroco, el Padre Casiano.  Ya tenemos desde hace unos años este blog con sus respectivas cuentas en Facebook y Twitter. Ahora es tiempo de darle un impulso a la página web oficial de la parroquia La Consolación.  Les avisaremos cuando esté al aire para que la revisen y nos den su opinión.

La Pastoral de las Redes Sociales

La evangelización y los microblogs

Hoy leí una aseveración que me puso a pensar un poco: En la era digital en la que vivimos, hasta los adultos tenemos un marco de atención sumamente reducido. No duramos mas de 3 minutos leyendo algo en la web. Hmm. Esas son malas noticias para este blog.

Si esto es así, tratar de anunciar la buena noticia de Cristo Resucitado al hombre de hoy por medio de las entradas que publicamos aquí puede que sea una verdadera pérdida de tiempo. ¿Es que ya no queremos leer? ¿No queremos detenernos un momento a consumir información de manera racional, pensándola y procesandola, así se tome esto un par de minutos más de lo que usualmente estemos acostumbrados a dedicar a lo que haya en nuestros monitores?

¿Será que evangelizar por medio del Internet se tiene que resumir a 140 caracteres o menos?

Evangelizando a la Twitter

Si esto es así, si la única forma de captar la atención del lector internauta de hoy es por medio de micro-mensajes publicados en micro-blogs, se corre el riesgo de que lo resultante sea una micro-evangelización. Y evangelizar, hermanos y hermanas, no tiene absolutamente nada de micro. Es de hecho lo más macro que pueda haber.

En Facebook también se consume información a la velocidad de la luz

Pero no importa. Aquí seguiremos. “Perdiendo” el tiempo escribiendo largas entradas que quizá nadie se moleste en leer. Publicando asuntos incómodos, controversiales, que nos quieran hacer pensar. Creyéndonos lo que nos han dicho nuestros catequistas: que muchos se convertirán por la necedad de la predicación.

¡Pa’ lante es pa’ allá!

La evangelización y los microblogs

Iglesia, Internet y Comunidad

Hace unos días me encontré con este artículo en el timeline de nuestra cuenta en Twitter. Resulta que la iglesia ha estado inspirando el surgimiento de comunidades cristianas por más de dos milenios y ahora vienen portales virtuales como Facebook, Twitter, Flickr e inclusive WordPress (plataforma usada para este blog) y en menos de 10 años han querido adueñarse y monopolizar  todo lo que tenga que ver con la palabra comunidad.

Por supuesto que estos sitios en la red giran alrededor de otro tipo de comunidad. Intentan acercar a un montón de desconocidos con afición por la fotografía, por ejemplo, y en torno a este tema se agrupa lo que terminan denominando una comunidad de fotógrafos en sitios como Flickr. Igual sucede en el caso de Facebook. Gente que en algún momento tuvo contacto entre sí en el mundo real se vuelven a conectar después de decenas de años sin saber nada el uno del otro y surge una nueva “comunidad” virtual.

¿Es esto una comunidad de comunidades?

El problema radica en que al parecer la iglesia católica, la comunidad de comunidades por excelencia, había descuidado un poco estos espacios y había llegado a un punto en que la comunicación entre sus miembros se daba de forma totalmente vertical, donde el mensaje, verdadero y único, se transmitía desde arriba hacia los miembros quienes se dedicaban únicamente a consumir el contenido sin mayores posibilidades de crearlo. El Papa Benedicto XVI ha dejado bien claro que es la misión de todo cristiano difundir el mensaje del evangelio aprovechándose en especial de los más modernos y masivos medios de comunicación. El Santo Padre mencionó dentro de estos a los blogs y a plataformas como YouTube, Twitter y Facebook para que en el mundo entero se diera a conocer el mensaje salvador del Hijo único de Dios, muerto y resucitado. Desde entonces, la web 2.0 ha sido abordada con entusiasmo por el catolicismo y el contenido informativo es ahora creado y consumido horizontalmente originándose un bagaje comunicacional mucho más rico y dinámico. Por supuesto que nace un problema: un altísimo porcentaje de ese contenido creado por las masas va a estar no solo errado, sino en ocasiones, mal intencionado, trayendo como consecuencia el peligroso relativismo del que tanto nos ha advertido el Supo Pontífice.

Pero vale la pena el riesgo. Al menos eso creemos los que inspirados por el Espíritu Santo hemos decidido tener una presencia en Internet con el propósito de evangelizar. He ahí probablemente la solución al dilema: pedir y esperar que sea el Señor mismo, a través de su Santo Espíritu quien escriba estas líneas, quien actualice los status en Facebook o en Twitter, quien edite los videos y fotos subidos a YouTube, Flickr o Tumblr para que personas “de toda raza, pueblo, lengua y nación” vengan a conformar La Comunidad, La Asamblea; es decir , La Iglesia.

Iglesia, Internet y Comunidad