Diáspora en mi comunidad

Para nadie es un secreto lo mal que la estamos pasando los venezolanos y como, desde ya hace algunos años, muchos jóvenes y hasta familias enteras han comenzado a huir de esta tierra de gracia buscando mejores oportunidades en otras regiones.

Ver a los vecinos, compañeros de trabajo y a los amiguitos de los niños despedirse ha sido difícil, pero si a esto le sumamos que ahora hasta los hermanos de comunidad se van para no volver, la cosa se pone color de hormiga de verdad, verdad.

maiquetia

Yo siempre pensé que si alguien se iba a ir de la comunidad en busca de un mejor futuro fuera de Venezuela ese sería yo. Dios – valiéndose de ciertas circunstancias – no lo ha querido así y ahora me toca ver como dos hermanas de mi comunidad se marchan; una para España y la otra a vivir con un hijo en los Estados Unidos. Hay otros que ya tienen su plan B listo (lease residencia permanente en México, por ejemplo) así que no me queda sino preguntarme cuantos quedaremos (si es que me puedo incluir en este lote) para terminar el Camino.

En fin, así estamos. Tiempos difíciles acompañados aquí y allá de crisis de fe. Que Dios se apiade de nosotros.

Desnudo salí del vientre de mi madre y desnudo volveré a él. El Señor me lo dio, el Señor me lo quitó, bendito sea el nombre del Señor. Si aceptamos de Dios los bienes, ¿no vamos a a aceptar los males?

Job 1, 21

Anuncios
Diáspora en mi comunidad

Should I stay or should I go?

Así se titula una canción interpretada por una banda de rock británica llamada The Clash. Una traducción más o menos exacta sería algo así como: ¿Me quedo o me voy?

La tarde de ayer la pasamos reunidos con buena parte de la familia de Paty conversando de todo un poco y entre los temas salió a flote la delincuencia, la corrupción y el estado general de descomposición en el que se encuentra Venezuela.

Ante un panorama que ni para el más optimista sería alentador, y con la crianza de 4 niños por delante, la pregunta nos vuelve a asaltar: ¿Nos arrancamos de aquí a probar suerte en otra parte o nos quedamos a ver que pasa? Hmm. Como dicen los gringos: Decisions, decisions.

El sentido común dice que no deberíamos perder más tiempo. Que hay que hacer las maletas y salir de aquí a la carrera. Que el último apague la luz.

Mi hermano Reinaldo, que en paz descanse, decía que el no se iba a ninguna parte. Que debíamos quedarnos aquí a dar la pelea. Que no podíamos simplemente huir y dejar el país en manos de los comunistas y los delincuentes que poco a poco lo han ido convirtiendo en la especie de inodoro que pareciese ser hoy en día.

El responsable de las comunidades neocatecumenales de mi parroquia diría que a lo mejor Dios quiere que nos quedemos aquí en Venezuela para darle esperanza al hombre de hoy. Para anunciarle con nuestras vidas a la Venezuela del siglo XXI que existe la vida eterna. Que existe algo más.

¿Ustedes que opinan? Dejen su comentario abajo y a lo mejor más adelante ponemos otra entrada con lo que esta familia piense hacer. Ya veremos.

Should I stay or should I go?