De todo un poco: un par de experiencias de esta semana

Hoy es domingo de pascua y en lugar de estar escribiendo nada por acá debería estar con mis hermanos de comunidad anunciando a Cristo Resucitado en la Gran Misión de las plazas. Resulta que me quedé dormido. Tan sencillo como eso. Puse la alarma para que me despertara la las 7:30 am y cuando se activó, en lugar de darle a snooze la apagué por completo. Cuando volví a abrir los ojos ya eran casi las 10 de la mañana y pues nada; decidí que ya no era hora para salir a la carrera a la evangelización, sino que más bien rezaríamos laudes en familia, como todos los domingos; lo que en definitiva no es sino una forma de evangelizarnos los unos a los otros en el seno del hogar.

Buscando a Dios. Déjame ver si está por aqui...
Buscando a Dios. Déjame ver si está por aqui…

Por otra parte, hace unos 4  o 5 días conversaba yo con las niñas sobre nuestra nueva situación económica y sobre algunos sacrificios que vamos a tener que hacer aquí y allá para que rinda el fulano dinerillo. Decía yo:

Recordemos que Dios provee. Nunca nos va a faltar aquello que realmente necesitamos para subsistir. Dios no nos va a dar más de lo que necesitamos, pues podríamos olvidarnos de El; ni menos para que no caigamos en la indigencia o en la necesidad de robar para poder vivir.

La gran pregunta es: ¿me creeré yo mismo todo esto que le anuncio a mis hijos?

Ahí se las dejo, pues.

Anuncios
De todo un poco: un par de experiencias de esta semana