Hora de rezar por Venezuela

Primero que nada una advertencia. Hoy vamos a tocar un tema sensible y controversial. Vamos a hablar de política. Del futuro de Venezuela. Y del poder de la intercesión de nuestra Madre la Santísima Virgen María. Que el Espíritu Santo me guíe al escribir estas lineas.

Como muchos de ustedes sabrán (de seguro todos los que vivimos en Venezuela), estamos a poco más dos meses para que el domingo 7 de octubre los venezolanos acudamos a las urnas de votación y escojamos el próximo presidente de este país. Y ojalá que sea así. El próximo presidente de este país y no el mismo que nos ha gobernado desde 1999. Yo los retaría a que me nombren un solo país democrático cuyo presidente tenga casi 14 años en el poder. Nada. No existe. Ni uno solo. Únicamente las dictaduras se extienden por tanto tiempo en el poder.

con El Comunismo a las puertas

Los “éxitos” visibles de más de 50 años de comunismo

Ahí está. En Cuba. Con los hermanos Castro como verdaderos amos y señores no solo de esa isla sino de nuestra patria también. En la última década este gobierno se ha dedicado a entregarle a Cuba lo que las guerrillas comunistas enviadas por Fidel Castro y los comunistas soviéticos no lograron en los años 60.  Se haría demasiada larga esta entrada si nos ponemos a detallar punto por punto los incontables fracasos, por no decir fechorías, atribuíbles  al Comunismo del Siglo XXI (por mucho que Chavez y sus fans se empeñen en usar la palabra “socialismo” en lugar de comunismo). Hablar en detalle de la censura a los medios de comunicación privados, de los casos de corrupción con containers de comida podrida mientras el pueblo se muere de hambre, de la guerra perdida contra el hampa y de todas las demás perlas que adornan estos 14 años de desgobierno nos podrían tomar un tiempo que no tenemos; ni yo para escribirlo,  ni ustedes para leerlo. Baste por ahora tener presente que si Chavez gana las elecciones, Venezuela sería tragada de una vez por todas, y sin lugar a dudas, por las obscuras y deshumanizantes fauces del comunismo bananero, corrupto e ineficiente como el solo.

si chavez gana las elecciones…

¿Ustedes se imaginan a esta señora anunciando la derrota de Chavez? Yo no.

No se porque hablar de lo que sucederá si Chavez gana las elecciones. En verdad, y siendo brutalmente honesto con ustedes, creo que Chavez va a ganar las elecciones. Lo dicen muchas encuestas (no se si pagadas o no por el gobierno) y lo dice la chequera sin fondo llamada PDVSA (Petróleos de Venezuela S.A.) con la que cuenta el gobierno para chantajear, apabullar y comprar a placer cualquier tendencia electoral negativa que pueda percibirse en el horizonte. Estamos ante un Goliat que se siente amenazado (porque vamos a estar claros, la candidatura de Henrique Capriles Radonski constituye un serio escollo para las intenciones continuístas del régimen) y que hará lo que sea necesario para aplastar a David. Lo que sea necesario. Ventajismo abusivo, robo de elecciones y hasta desconocimiento de una eventual derrota. Estos señores son capaces de todo.

¿que hacer ante este panorama?

Rezar. Así de simple. Después de todo, ¿no terminó David, contra todo pronóstico, venciendo a Goliat? Y eso que David solo contaba con su sonda. Nosotros en cambio contamos con un arma que hace de todo cristiano lleno de fe un contrincante invencible: la oración del Santo Rosario y la intercesión de nuestra Madre, la Virgen María.  Sobre el poder que tiene el rosario, vean nada mas estos dos casos que de una forma u otra se relacionan con la dramática situación que vive Venezuela hoy en día. Por un lado vemos como también un 7 de octubre (en este caso de 1571) el cristianismo se salvó en Europa luego de la batalla de Lepanto gracias a la oración. Para el cristiano no existen las casualidades. Quien sabe si este 7 de octubre le toque a Venezuela ser salvada de las amenazas que se ciernen sobre ella. Por otra parte tenemos como el 13 de mayo de 1955 Austria se salvó del comunismo luego de la Cruzada de Reparación del Santo Rosario iniciada por el padre Petrus Pavlicek.

Por lo tanto, y como para Dios nada es imposible, ¿por que no rezar el santo rosario todos los días a partir de hoy, pidiendo la intercesión de la Santísima Virgen María para que Dios se apiade de este pueblo y si es su voluntad, se acabe esta pesadilla? Yo lo voy a hacer. Y no solo hasta el 7 de octubre, sino todos los día de mi vida si Dios me lo concede. Junto con mi esposa y mis hijos rezaremos el rosario pidiendo a Dios que salve a Venezuela del comunismo y además (ya a título personal) que se apiade del alma de mi hermano Reinaldo. Quizá alguno pensará que eso de andar rezando rosarios está pasado de moda, huele a closet de viejita anticuada y no es para el hombre o la mujer de este tiempo. A esos tales solo les digo que lo prueben y después me digan que tal. Para los que nunca lo han hecho, aquí les dejo esta página que indica paso por paso como rezar el rosario.

Decía que para Dios nada es imposible y por lo tanto estoy seguro de que va a hacer el milagro. Si no el de hacer que tengamos un cambio de gobierno en Venezuela, al menos si el de que podamos aceptar su voluntad. Sus caminos no son nuestros caminos. Dios obra de formas misteriosas, a veces incomprensibles para el hombre, y quizá a Venezuela todavía le hagan falta un par de décadas más de chavismo para que así nos podamos convertir seriamente todos los habitantes de este país.

Solo nos queda esperar en el Señor. Esperar y decir: “Hágase”.

Anuncios
Hora de rezar por Venezuela

Yo tengo un sueño

La Iglesia En Casa ha sido siempre un blog personal desde donde casi siempre hablamos de como Jesucristo se hace presente en nuestro hogar y donde rara vez tocamos temas políticos. Pero lo que está pasando en Venezuela es tan dramático que no podemos hacernos los locos y dejar de reclamar lo que reclamo merece. Así que desde ya nos disculpan si alguna susceptibilidad queda lastimada por allí.

Yo tengo un sueño. Así se titula uno de los más grandes discursos de la historia, pronunciado por Martin Luther King un 28 de agosto de 1963 en medio de su lucha por los derechos civiles en los Estadios Unidos. A continuación les dejamos la descripción del sueño de otra persona. Un venezolano de nombre Laureano Marquez, comediante y crítico del gobierno semi-dictatorial y comunistoide que tenemos en este país.

“Yo tengo un sueño. Ya no sueño con un gobierno bueno, sino con uno malo que cambie cada cinco años, como cambiaban los gobiernos malos de antes, porque un gobierno malo de 13 años es mucho peor que varios malos de a cinco. He aprendido que un solo gobernante malo que se eternice hace mucho más daño que varios malos intercambiándose, porque en una de esas hasta por sentido de competencia, esos malos podrían hacer algo bueno.

Yo ya no sueño con un gobierno que me respete, que defienda mis derechos, que no sea un enemigo más en la dura aventura de vivir. Yo lo único a lo que aspiro en este momento es a un gobierno que no me joda demasiado, que si no me va a hacer feliz, no sea un motivo cotidiano de infelicidad.

He aprendido que tanto mejores son los gobiernos cuanto más discretos son, cuantas menos vallas, cadenas, fotografías del líder, tienen. Sueño con un gobierno que no le sustituya a la gente el país que merece por 300 bolívares. Yo a lo que aspiro es a que la jaladera de mecate no termine, sé que eso en Venezuela tomará siglos, sino que sea un poquito más decente, menos arrastrada, más discreta. Yo ya no sueño con un gobierno honorable y transparente en el manejo de las finanzas públicas, yo sueño con un gobierno que ponga orden en el robo, como ha sido siempre en nuestra historia, que nos enseña que se puede robar organizadamente y con moderación, porque la moderación en el robo presume algo malo en él, encierra una autocrítica que puede motivar la honestidad algún día. Yo lo que sueño es con un gobierno que, al menos, administre bien lo que no se roba y que no regale lo nuestro a otros países, que seguramente lo necesitan, pero no más que nosotros.

Yo ya no sueño con una política exterior inteligente, que esté consciente de lo que somos en el concierto de las naciones. Con lo único que sueño es con un gobierno que no nos meta en problemas, que no se alíe con todos los indecentes de la tierra, que no le entregue la espada del Libertador a violadores de niñas.

Yo ya no sueño con un proyecto de país, con una planificación de nuestro futuro. Sino con un equipo de gobierno que tenga 4 ideas, 4, sólo 4, sobre educación, cultura, salud y economía.

Yo en síntesis, la verdad, con lo que sueño es con un equipo de gobierno medianamente inteligente, con pocas ideas, pero claras, sobre el país, con un toque de decencia, sin que el afán de joder y destruir sea su norte, sin aduladores groseros, que medio lo respete a uno, cuyos abusos vuelvan a escandalizar y no se nos hagan cotidianos, que frene un poquito la robadera y administre bien lo que quede. Pero, por encima de todo, con lo que sueño es con un gobierno con fecha de vencimiento.

No tienen idea de la ilusión que me hace que un mal gobierno pueda terminar, aunque sea para dar paso a un mal gobierno nuevo, porque en una de esas, de tanto probar quién quita que aparezca algo interesante en el horizonte. Yo con lo único que sueño, en el fondo, es con un poco menos de abuso, eso es todo”.

Tranquilo, Laureano. Cada vez somos más los venezolanos que tenemos ese sueño. Algún día despertaremos y el sueño se hará realidad.

Yo tengo un sueño

Should I stay or should I go?

Así se titula una canción interpretada por una banda de rock británica llamada The Clash. Una traducción más o menos exacta sería algo así como: ¿Me quedo o me voy?

La tarde de ayer la pasamos reunidos con buena parte de la familia de Paty conversando de todo un poco y entre los temas salió a flote la delincuencia, la corrupción y el estado general de descomposición en el que se encuentra Venezuela.

Ante un panorama que ni para el más optimista sería alentador, y con la crianza de 4 niños por delante, la pregunta nos vuelve a asaltar: ¿Nos arrancamos de aquí a probar suerte en otra parte o nos quedamos a ver que pasa? Hmm. Como dicen los gringos: Decisions, decisions.

El sentido común dice que no deberíamos perder más tiempo. Que hay que hacer las maletas y salir de aquí a la carrera. Que el último apague la luz.

Mi hermano Reinaldo, que en paz descanse, decía que el no se iba a ninguna parte. Que debíamos quedarnos aquí a dar la pelea. Que no podíamos simplemente huir y dejar el país en manos de los comunistas y los delincuentes que poco a poco lo han ido convirtiendo en la especie de inodoro que pareciese ser hoy en día.

El responsable de las comunidades neocatecumenales de mi parroquia diría que a lo mejor Dios quiere que nos quedemos aquí en Venezuela para darle esperanza al hombre de hoy. Para anunciarle con nuestras vidas a la Venezuela del siglo XXI que existe la vida eterna. Que existe algo más.

¿Ustedes que opinan? Dejen su comentario abajo y a lo mejor más adelante ponemos otra entrada con lo que esta familia piense hacer. Ya veremos.

Should I stay or should I go?