¡Que Cuaresma!

Quedando solo unos días para el inicio de la Semana Santa no temo equivocarme al decir que la cuaresma de este año va a ser una que definitivamente pasará a la historia.

Y es que los hechos noticiosos ocurridos una tras otro desde poco antes del inicio de la cuaresma hasta los de esta semana garantizan que va a pasar mucho tiempo sin que volvamos a ser tan zarandeados por los acontecimientos que suceden a nuestro alrededor.

La renuncia de un Papa

Todo comenzó un par de días antes del Miércoles de Cenizas cuando el Papa Benedicto XVI anunciaba que se retiraba de su pontificado. Esta de por sí era una de esas noticias que no se tienen sino cada 6 siglos más o menos.

La Muerte de un presidente

Poco tiempo después, el martes 5 de marzo sucedió lo que muchos en Venezuela se temían: la muerte del presidente Hugo Chávez. No vamos ahora a entrar en detalles del significado de este acontecimiento a corto o a largo plazo para los venezolanos. Eso se lo dejamos a otros. Por ahora solo recordemos que la cuaresma de 2013 quedará marcada para la historia por esta noticia.

Cónclave y Elección de Un Papa Latinoamericano

Ya con las dos noticias anteriores tenemos para decir que la de este año sería una cuaresma poco comparable con ninguna otra. Pero Dios nos ha querido regalar otro notición: La elección en el cónclave cardenalicio de un Papa argentino; el Papa Francisco. El primero con esa nombre. El primero de origen no europeo desde el año 741. El primero de este lado del océano. El primero de habla hispana. El primer Jesuita. Y con apenas pocos días de escogido ya se perfila su papado como una que pasará a la historia.

Y bien, solo quería recoger y recordar estos hechos ocurridos todos en un lapso que va desde un par de días antes del Miércoles de Cenizas hasta el miércoles de la semana pasada. Dentro de alguno años, cuando por alguna razón vuelva a leer esta entrada, seguramente me preguntaré con voz incrédula “¿En realidad todo eso paso en la cuaresma de 2013?”

¡Que cuaresma!

Anuncios
¡Que Cuaresma!

Benedicto XVI, muchas gracias por renunciar

Aquí en Venezuela ha estado haciendo su recorrido por algunas redes sociales así como por mensajes de BlackBerry Messenger el siguiente texto cuyo autor, para mi y hasta ahora, continua siendo desconocido. Lo cierto es que es un reflejo exacto de lo que todo católico que se aprecie de serlo debería sentir por este gran Papa que ahora se despide. Que lo disfruten.

“Tengo 23 años y aún no entiendo muchas cosas. Y hay muchas cosas que no se pueden entender a las 8:00 am cuando te hablan para decirte escuetamente: “Daniel, el papa dimitió.” Yo apresuradamente contesté: “¿Dimitió?”. La respuesta era más que obvia, “Osea renunció, ¡Daniel, el papa renunció!”

El Papa renunció. Así amanecerán sin fin de periódicos mañana, así amaneció el día para la mayoría, así de rápido perdieron la fe unos cuantos y otros muchos la reforzaron. Y que renunciara, es de esas cosas, que no se entienden.

Yo soy católico. Uno de tantos. De esos que durante su infancia fue llevado a misa, luego creció y le agarró apatía. En algún punto me llevé de la calle todas mis creencias y a la Iglesia de paso, pero la Iglesia no está para ser llevada ni por mí, ni por nadie (ni por el Papa). En algún punto de mi vida, le volví a agarrar cariño a mi parte espiritual (muy de la mano con lo que conlleva enamorarse de la chavita que va a misa, y dos extraordinarios guías llamados padres), y así de banal, y así de sencillo, recontinué un camino en el que hoy digo: Yo soy católico. Uno de muchos, si, pero católico al fin. Pero así sea un doctor en teología, o un analfabeta de las escrituras (de esos que hay millones), lo que todo mundo sabe es que el Papa es el Papa. Odiado, amado, objeto de burlas y oraciones, el Papa es el Papa, y el Papa se muere siendo Papa. Por eso hoy cuando amanecí con la noticia, yo, al igual que millones de seres humanos..nos preguntamos ¿porqué? ¿Porqué renuncia señor Ratzinger? ¿Le entró el miedo? ¿Se lo comió la edad? ¿Perdió la fe? ¿La ganó? Y hoy, después de 12 horas, creo que encontré la respuesta: El señor Ratzinger, ha renunciado toda su vida.

Así de sencillo.

El Papa renunció a una vida normal. Renunció a tener una esposa. Renunció a tener hijos. Renunció a ganar un sueldo. Renunció a la mediocridad. Renunció a las horas de sueño, por las horas de estudio. Renunció a ser un cura más, pero también renunció a ser un cura especial. Renunció a llenar su cabeza de Mozart, para llenarla de teología. Renunció a llorar en los brazos de sus padres. Renunció a teniendo 85 años, estar jubilado, disfrutando a sus nietos en la comodidad de su hogar y el calor de una fogata. Renunció a disfrutar su país. Renunció a tomarse días libres. Renunció a su vanidad. Renunció a defenderse contra los que lo atacaban. Vaya, me queda claro, que el Papa fue un tipo apegado a la renuncia.

Y hoy, me lo vuelve a demostrar. Un Papa que renuncia a su pontificado cuando sabe que la Iglesia no está en sus manos, sino en la de algo o alguien mayor, me parece un Papa sabio. Nadie es más grande que la Iglesia. Ni el Papa, ni sus sacerdotes, ni sus laicos, ni los casos de pederastia, ni los casos de misericordia. Nadie es más que ella. Pero ser Papa a estas alturas del mundo, es un acto de heroísmo (de esos que se hacen a diario en mi país y nadie nota). Recuerdo sin duda, las historias del primer Papa. Un tal..Pedro. ¿Cómo murió? Si, en una cruz, crucificado igual que a su maestro, pero de cabeza. Hoy en día, Ratzinger se despide igual. Crucificado por los medios de comunicación, crucificado por la opinión pública y crucificado por sus mismos hermanos católicos. Crucificado a la sombra de alguien más carismático. Crucificado en la humildad, esa que duele tanto entender. Es un mártir contemporáneo, de esos a los que se les pueden inventar historias, a esos de los que se les puede calumniar, a esos de los que se les puede acusar, y no responde. Y cuando responde, lo único que hace es pedir perdón. ‘Pido perdón por mis defectos’. Ni más, ni menos. Que pantalones, que clase de ser humano. Podría yo ser mormón, ateo, homosexual y abortista, pero ver a un tipo, del que se dicen tantas cosas, del que se burla tanta gente, y que responda así..ese tipo de personas, ya no se ven en nuestro mundo.

Vivo en un mundo donde es chistoso burlarse del Papa, pero pecado mortal burlarse de un homosexual (y además ser tachado de paso como mocho, intolerante, fascista, derechista y nazi). Vivo en un mundo donde la hipocresía alimenta las almas de todos nosotros. Donde podemos juzgar a un tipo de 85 años que quiere lo mejor para la Institución que representa, pero le damos con todo porque “¿con qué derecho renuncia?”. Claro, porque en el mundo NADIE renuncia a nada. A nadie le da flojera ir a la escuela. A nadie le da flojera ir a trabajar. Vivo en un mundo donde todos los señores de 85 años están activos y trabajando (sin ganar dinero) y ayudan a las masas. Si, claro.

Pues ahora sé Señor Ratzinger, que vivo en un mundo que lo va a extrañar. En un mundo que no leyó sus libros, ni sus encíclicas, pero que en 50 años recordará cómo, con un simple gesto de humildad, un hombre fue Papa, y cuando vio que había algo mejor en el horizonte, decidió apartarse por amor a su Iglesia. Va a morir tranquilo señor Ratzinger. Sin homenajes pomposos, sin un cuerpo exhibido en San Pedro, sin miles llorándole aguardando a que la luz de su cuarto sea apagada. Va a morir, como vivió aún siendo Papa: humilde.
Benedicto XVI, muchas gracias por renunciar”.

Benedicto XVI, muchas gracias por renunciar

Sobre la renuncia del Papa (Encuesta)

Hoy no es un día cualquiera. Amanecimos con la noticia de que el Papa Benedicto XVI ha renunciado a su pontificado efectivo a partir del 28 de febrero a las 8:00 pm hora de Roma.

Al respecto me gustaría saber más sobre un par de cosas. Por un lado, ¿como se enteraron ustedes de la noticia?

Por otra parte también quisiera saber cual fue tu primera impresión (aparte de la sorpresa) al enterarte de la noticia.

Muchas gracias por participar y ya saben, no dejemos de orar por el Papa Benedicto XVI, por el cónclave y por el próximo sucesor de Pedro, sea quien sea. El Espíritu Santo nos acompaña a esta hora.   

Sobre la renuncia del Papa (Encuesta)

Papi, ¿Que significa “renunciar”?

¡Que viva el Papa!

Esta mañana me desperté con la noticia que tiene a todo el mundo convulsionado: la renuncia del Papa Benedicto XVI a su pontificado. Y es comprensible que estemos todos un tanto sacudidos por la noticia. Han sido 6 siglos desde la última vez que un sucesor de Pedro renunciaba a su investidura.

Incluso para los niños esto ha resultado un hecho impactante. Isabel, la menor de la casa reaccionó al enterarse de lo acontecido:

Papi, ¿que significa “renunciar”?

En su inocencia ella sabe que algo serio está ocurriendo, más obviamente no tiene claro que. Al explicarle (no solo a ella sino a todos los hijos) el significado de lo sucedido, la siguiente pregunta ha sido ¿por que? y esta ha resultado un poco más difícil de responder. Más aun cuando te preguntan si no se supone que un Papa sea Papa hasta que se muera. En fin; hemos tenido que aclararle a los hijos que lo hecho por Benedicto XVI al despojarse de sus vestiduras papales ha sido darnos una lección de humildad a todos los católicos y no católicos del mundo entero. Se ha reconocido como un hombre, pequeño y limitado. Ojalá podamos todos, cuando nos toque, imitar este ejemplo.

Por ahora le toca a la Iglesia ponerse en oración. Nos toca orar por Benedicto XVI y por el cónclave de cardenales que pronto se estará reuniendo para, con la inspiración del Espíritu Santo, elegir al próximo sucesor de Pedro. Por supuesto que desde ya estamos rezando por él, sea quien sea.

Papi, ¿Que significa “renunciar”?

¡Ha hablado Benedicto XVI!

¡Que valiente el Papa! Impulsado por la Verdad, sin miedo a esta sociedad modernista que todo lo quiere relativizar y todo lo quiere poner patas pa’ arriba, hoy en la Plaza Cibeles, en el corazón de Madrid y la neo-atea España, Su Santidad ha puesto de nuevo los puntos sobre las ies con una homilía increíblemente inspirada de la cual me ha impactado sobremanera la siguiente parte:

 Hay muchos que, creyéndose dioses, piensan no tener necesidad de más raíces ni cimientos que ellos mismos. Desearían decidir por sí solos lo que es verdad o no, lo que es bueno o malo, lo justo o lo injusto; decidir quién es digno de vivir o puede ser sacrificado en aras de otras preferencias; dar en cada instante un paso al azar, sin rumbo fijo, dejándose llevar por el impulso de cada momento. Estas tentaciones siempre están al acecho. Es importante no sucumbir a ellas, porque, en realidad, conducen a algo tan evanescente como una existencia sin horizontes, una libertad sin Dios

¡Toma tu tomate! A continuación el discurso completo de Benedicto XVI en el contexto de la Jornada Mundial de la Juventud Madrid 2011:

Queridos amigos:

Agradezco las cariñosas palabras que me han dirigido los jóvenes representantes de los cinco continentes. Y saludo con afecto a todos los que estáis aquí congregados, jóvenes de Oceanía, África, América, Asia y Europa; y también a los que no pudieron venir. Siempre os tengo muy presentes y rezo por vosotros. Dios me ha concedido la gracia de poder veros y oíros más de cerca, y de ponernos juntos a la escucha de su Palabra.

En la lectura que se ha proclamado antes, hemos oído un pasaje del Evangelio en que se habla de acoger las palabras de Jesús y de ponerlas en práctica. Hay palabras que solamente sirven para entretener, y pasan como el viento; otras instruyen la mente en algunos aspectos; las de Jesús, en cambio, han de llegar al corazón, arraigar en él y fraguar toda la vida.

Sin esto, se quedan vacías y se vuelven efímeras. No nos acercan a Él. Y, de este modo, Cristo sigue siendo lejano, como una voz entre otras muchas que nos rodean y a las que estamos tan acostumbrados.

El Maestro que habla, además, no enseña lo que ha aprendido de otros, sino lo que Él mismo es, el único que conoce de verdad el camino del hombre hacia Dios, porque es Él quien lo ha abierto para nosotros, lo ha creado para que podamos alcanzar la vida auténtica, la que siempre vale la pena vivir en toda circunstancia y que ni siquiera la muerte puede destruir.

El Evangelio prosigue explicando estas cosas con la sugestiva imagen de quien construye sobre roca firme, resistente a las embestidas de las adversidades, contrariamente a quien edifica sobre arena, tal vez en un paraje paradisíaco, podríamos decir hoy, pero que se desmorona con el primer azote de los vientos y se convierte en ruinas.

Queridos jóvenes, escuchad de verdad las palabras del Señor para que sean en vosotros «espíritu y vida» (Jn 6,63), raíces que alimentan vuestro ser, pautas de conducta que nos asemejen a la persona de Cristo, siendo pobres de espíritu, hambrientos de justicia, misericordiosos, limpios de corazón, amantes de la paz.

Hacedlo cada día con frecuencia, como se hace con el único Amigo que no defrauda y con el que queremos compartir el camino de la vida. Bien sabéis que, cuando no se camina al lado de Cristo, que nos guía, nos dispersamos por otras sendas, como la de nuestros propios impulsos ciegos y egoístas, la de propuestas halagadoras pero interesadas, engañosas y volubles, que dejan el vacío y la frustración tras de sí.

Aprovechad estos días para conocer mejor a Cristo y cercioraros de que, enraizados en Él, vuestro entusiasmo y alegría, vuestros deseos de ir a más, de llegar a lo más alto, hasta Dios, tienen siempre futuro cierto, porque la vida en plenitud ya se ha aposentado dentro de vuestro ser.

Hacedla crecer con la gracia divina, generosamente y sin mediocridad, planteándoos seriamente la meta de la santidad. Y, ante nuestras flaquezas, que a veces nos abruman, contamos también con la misericordia del Señor, siempre dispuesto a darnos de nuevo la mano y que nos ofrece el perdón en el sacramento de la Penitencia.

Al edificar sobre la roca firme, no solamente vuestra vida será sólida y estable, sino que contribuirá a proyectar la luz de Cristo sobre vuestros coetáneos y sobre toda la humanidad, mostrando una alternativa válida a tantos como se han venido abajo en la vida, porque los fundamentos de su existencia eran inconsistentes.

A tantos que se contentan con seguir las corrientes de moda, se cobijan en el interés inmediato, olvidando la justicia verdadera, o se refugian en pareceres propios en vez de buscar la verdad sin adjetivos.

Sí, hay muchos que, creyéndose dioses, piensan no tener necesidad de más raíces ni cimientos que ellos mismos. Desearían decidir por sí solos lo que es verdad o no, lo que es bueno o malo, lo justo o lo injusto; decidir quién es digno de vivir o puede ser sacrificado en aras de otras preferencias; dar en cada instante un paso al azar, sin rumbo fijo, dejándose llevar por el impulso de cada momento. Estas tentaciones siempre están al acecho. Es importante no sucumbir a ellas, porque, en realidad, conducen a algo tan evanescente como una existencia sin horizontes, una libertad sin Dios.

Nosotros, en cambio, sabemos bien que hemos sido creados libres, a imagen de Dios, precisamente para que seamos protagonistas de la búsqueda de la verdad y del bien, responsables de nuestras acciones, y no meros ejecutores ciegos, colaboradores creativos en la tarea de cultivar y embellecer la obra de la creación. Dios quiere un interlocutor responsable, alguien que pueda dialogar con Él y amarle.

Por Cristo lo podemos conseguir verdaderamente y, arraigados en Él, damos alas a nuestra libertad. ¿No es este el gran motivo de nuestra alegría? ¿No es este un suelo firme para edificar la civilización del amor y de la vida, capaz de humanizar a todo hombre?

Queridos amigos: sed prudentes y sabios, edificad vuestras vidas sobre el cimiento firme que es Cristo. Esta sabiduría y prudencia guiará vuestros pasos, nada os hará temblar y en vuestro corazón reinará la paz. Entonces seréis bienaventurados, dichosos, y vuestra alegría contagiará a los demás.

Se preguntarán por el secreto de vuestra vida y descubrirán que la roca que sostiene todo el edificio y sobre la que se asienta toda vuestra existencia es la persona misma de Cristo, vuestro amigo, hermano y Señor, el Hijo de Dios hecho hombre, que da consistencia a todo el universo. Él murió por nosotros y resucitó para que tuviéramos vida, y ahora, desde el trono del Padre, sigue vivo y cercano a todos los hombres, velando continuamente con amor por cada uno de nosotros.

Encomiendo los frutos de esta Jornada Mundial de la Juventud a la Santísima Virgen María, que supo decir «sí» a la voluntad de Dios, y nos enseña como nadie la fidelidad a su divino Hijo, al que siguió hasta su muerte en la cruz. Meditaremos todo esto más detenidamente en las diversas estaciones del Via crucis. Y pidamos que, como Ella, nuestro «sí» de hoy a Cristo sea también un «sí» incondicional a su amistad, al final de esta Jornada y durante toda nuestra vida.

Muchas gracias.

¡Ha hablado Benedicto XVI!

Como seguir la JMJ Madrid 2011 por la web

Como seguramente ya todos deben saber, del 16 al 21 de este mes se estará celebrando en la capital española el máximo evento para los jóvenes católicos a nivel mundial: La Jornada Mundial de la Juventud. En esta entrada decíamos que todos estaremos allí presentes, si no físicamente, al menos sí en espíritu.

Sin embargo, para los que no hayan podido asistir en persona y quieran seguir paso a paso los pormenores de este magno evento por televisión recomendamos primeramente a EWTN, el canal católico. A la vez, quienes estén lejos de un televisor y tengan la posibilidad de conectarse a Internet, ya sea desde un computador (u ordenador como dicen nuestros hermanos de España) o desde un teléfono inteligente, a continuación les dejamos una serie de opciones para mantenernos al tanto, minuto a minuto, de los acontecimientos que se lleven a cabo durante la jornada.

  • YouTube: La JMJ Madrid 2011 tiene esta cuenta oficial en el portal de vídeos. Habrá que estar pendientes a ver si transmitirán partes de la jornada en vivo.
  • En Facebook también se pueden mantener informados dándole “me gusta” a la página que tiene allí la JMJ.
  • Pope2You: Uno de los esfuerzos más concretos que viene haciendo la Santa Sede a fin de hacer llegar el Evangelio a los adictos a las redes sociales, Pope2You tiene una aplicación en Facebook que bien valen la pena revisar.
  • En Twitter se le puede hacer seguimiento a todo lo relacionado con la JMJ siguiendo su cuenta oficial @madrid11_es o siguiendo el hashtag oficial #madrid11.
  • Por último, Roma pone a nuestra disposición el Vatican Player, una herramienta multimedia que transmite sucesos desde el Vaticano, la cual es manejada por Radio Vaticano, quienes por cierto también cuentan con esta página donde se podrá captar el audio de todo lo acontecido.
Esperamos que con esta recopilación de herramientas y recursos nadie se quede por fuera, y así podamos todos  participar de esta magnifica fiesta, indistintamente de la posibilidad que tengamos de estar físicamente presentes en Madrid. 
Como seguir la JMJ Madrid 2011 por la web

¡A Madrid!

¡Hoy nos vamos todos a Madrid, al encuentro con Su Santidad el Papa Benedicto XVI! Y cuando digo todos es porque al ir uno solo físicamente, el resto estaremos con esa persona en espíritu.

A partir de hoy, los jóvenes del Camino Neocatecumenal del mundo entero, junto con los pertenecientes a otros movimientos de la iglesia católica, se ponen en movimiento para reunirse en Madrid del 16 al 21 de Agosto con  el sucesor de Pedro en el marco de la Jornada Mundial de la Juventud Madrid 2011.

Antes del encuentro propiamente dicho, los jóvenes catecúmenos se desparramarán por toda España y el norte de África para llevarle al hombre de este tiempo la Buena Noticia de que el Reino de Dios ya ha llegado y se encuentra en medio de nosotros. De la parroquia La Consolación en Barquisimeto irán aproximadamente 25 muchachos y muchachas, de los cuales 10 son pertenecientes al Camino y dos representarán a nuestra Primera Comunidad. Recemos para que todos y cada uno se puedan encontrar seriamente con Jesucristo en esta peregrinación y puedan pronto estar de vuelta con los testimonios de las maravillas que el Señor les haya permitido presenciar durante este tiempo tan especial.

Pronto estaremos colocando una entrada con toda la información para poder seguir este importante acontecimiento en linea, al igual que lo hicimos con la beatificación de Juan Pablo II.

Para concluir, los dejamos con el himno oficial de la JMJ Madrid 2011. Que lo disfruten:

¡A Madrid!