Mario Vargas Llosa y la JMJ Madrid 2011

¡Hasta los agnósticos que más se han dedicado a atacar a la iglesia han declarado lo impresionados que han quedado con la manifestación de fe que se ha dado en Madrid en el marco de la Jornada Mundial de la Juventud!

Hablamos concretamente del escritor peruano-español Mario Vargas Llosa, ganador del Premio Nobel de Literatura, quien en este artículo publicado en ELPAIS.com admite que creyentes y no creyentes deben alegrarse “del éxito de la visita del Papa a Madrid”.

A pesar de hacer referencia a una “adicción” por parte de los jóvenes al Santo Padre, el laureado escritor se atrevió a aseverar (quizá con cierto aire de ironía, no lo sé) que la multitud de jóvenes católicos reunidos en España constituye una “prueba de que la Iglesia de Cristo mantiene su pujanza y su vitalidad, de que la nave de San Pedro sortea sin peligro las tempestades que quisieran hundirla”.

Fue más allá al asegurar lo siguiente en relación a una supuesta disminución en el número de personas que se declaran católicos practicantes:

En vez de ser un síntoma de su inevitable ruina y extinción es, más bien, fermento de la vitalidad y energía que lo que queda de ella -decenas de millones de personas- ha venido mostrando, sobre todo bajo los pontificados de Juan Pablo II y de Benedicto XVI.

Que todo un ateo declarado se refiera de este modo a lo acontecido en Madrid es prueba de que en definitiva hasta los ciegos son capaces de ver y sentir a Cristo resucitado. Que no quieran o no se atrevan a reconocerlo como tal es otra cosa. Recemos para que algún día la conversión llegue no solo a ellos, sino a todo hombre y mujer de nuestro tiempo en necesidad de una vida con sentido y esperanza.

Anuncios
Mario Vargas Llosa y la JMJ Madrid 2011

De como la vida triunfa sobre la muerte

Este fin de semana ha resultado una confirmación para mí de que la vida triunfa sobre la muerte.  Tres circunstancias o eventos así lo atestiguan:

La mujer pro-abortos

El viernes he tenido una acalorada discusión (vía Twitter)  con una completa desconocida que defendía a capa y espada el supuesto derecho de las mujeres a decidir sobre sus cuerpos y si se practican abortos o no. Resulta que la mujer aparte de defender el aborto, era atea y feminista. A simple vista era una discusión que no iba a llegar a ninguna parte, pero lo cierto del caso es que me dejó un extraño sabor en la boca.

La mujercita en cuestión diciendome que un feto no es un bebé.

La vida en abundancia

Pero Dios siempre misericordioso nos hizo un tremendo regalo para el resto del fin de semana: Unos amigos, hermanos catecúmenos, nos pidieron que cuidáramos a sus tres hijos mientras estaban en la convivencia del Padre Nuestro (uno de los pasos del Camino Neocatecumenal). Desde el viernes en la noche hasta el domingo en la tarde no fueron cuatro sino siete los niños que Dios puso a nuestro alrededor. Siete niños que bañar, llevar a la eucaristía y con los cuales rezar laudes el domingo por la mañana. Verdaderamente ha sido toda una bendición ver como el amor de Dios ha triunfado y la vida se ha multiplicado y prevalecido sobre la muerte.

Nuestros 7 hijos por un fin de semana

Y para que no quede la menor duda…

…el sábado en Londres nació Sofía, la cuarta hija de mi hermana Milana y su esposo Ruber. Nació en su casa, rodeada del amor de su padres y hermanas en lugar de en un quirófano, rodeada de doctores blandiendo afilados bisturís. Que el Señor bendiga a todos los matrimonios abiertos a la voluntad de Dios y  que la vida fecunda de estas familias sea testimonio para el mundo de que Cristo está vivo en medio de nosotros.

De como la vida triunfa sobre la muerte

¿Felices fiestas?

¿Se han dado cuenta como desde hace ya varios años ha habido un empeño en substituir la frase “Feliz Navidad” por una más genérica (y más pagana) como lo es “Felices Fiestas”?

¿Felices fiestas? ¿Felices fiestas? Me perdonan el fino francés, pero ¿que vaina es esta? ¿Ahora para no lastimar las susceptibilidades de los no-creyentes en Jesucristo tenemos que decir felices fiestas en lugar de Feliz Navidad? ¿En serio? Y la cosa por supuesto que va mas allá. Al niño Jesús lo hemos substituido casi que completamente con la figura del obeso Santa Claus. Nadie sabe como me revienta escuchar a los niñitos venezolanos preguntarse mutuamente “¿tu que le pediste a Santa?” cuando en estas tierras toda la vida ha sido el Niño Jesús quien trae los regalos a chicos y grandes. Incluso al árbol de navidad les ha dado por llamarlo árbol festivo. !Por favor!

¿Felices Fiestas? ¿Así? ¿Grises, sin un adornito siquiera?

No me vengan tampoco con el cuento de que ofendo si le digo a un judío o a un musulmán “Feliz Navidad”. ¿Por que habría de ofenderles? A mi la verdad es que no me importaría en lo más mínimo si en una tienda o restaurante el mesonero me dijese “Feliz Hanukah” o “Feliz Ramadán”.

Al final del día, que cada quien celebre sus fiestas y tradiciones como mejor le parezca, pero eso sí;  que no nos obliguen a los cristianos, bajo falsos pretextos de respeto y tolerancia, a renunciar a frases y costumbres netamente religiosas que toda nuestra vida hemos llevado en lo mas profundo del ser. Y es que el hombre, para ser verdaderamente hombre, ha de tener un componente religioso que lo defina.

¡La Iglesia en Casa les desea a todos una feliz Natividad de Nuestro Señor Jesucristo! (Y nos disculpan si en este mensaje se deja colar cierto aire de religiosidad).

¿Felices fiestas?