Tiempo de Cuaresma

Primer domingo de cuaresma. El Señor ha querido que desde el Miércoles de Cenizas entremos una vez más en este tiempo tan importante para la iglesia. Y al igual que en años anteriores me hago mas o menos las mismas preguntas. ¿Por que la cuaresma? ¿Para que?

La iglesia nos sugiere la práctica de tres cosas para que encontremos las respuestas a esas interrogantes: el ayuno, la oración y la limosna.

El ayuno nos pone de cara a la tentación del pan. El anzuelo que nos tiende el Maligno para que pensemos que la vida la hallamos en los bienes materiales, en el dinero y en darle a nuestro cuerpo todo lo que nos pida.  De creernos este engaño somos capaces de cualquier cosa para que no nos falten las cosas que creemos esenciales para poder vivir. Al privarnos de estas cosas estamos arriesgando un poco en nuestras seguridades y nos damos cuenta que “no solo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”.

Al orar le ponemos coto a la tentación de la historia. Esa en la que el Engañador nos dice que nuestra historia está mal hecha y que tenemos que hacer lo que sea para cambiarla y hacerla buena. Pensamos en cosas como emigrar, renunciar a nuestro empleo, divorciarnos o abortar ese embarazo no deseado. Incluso en lanzarnos desde lo “mas alto del Templo” para obligar a Dios a hacernos el milagro. Para obligarlo a hacer nuestra voluntad. Orando seriamente evitamos tentar al Señor, nuestro Dios.

Por último, Satanás nos susurra al oído que este Dios no sirve, que es necesario reemplazarlo por otro o por otros: entonces nos postramos y adoramos a nuestro BlackBerry, a nuestra laptop, a nuestro carro o a nuestra cuenta de ahorros. En definitiva, somos capaces de adorar hasta el mismísimo demonio para ver si nos cumple las promesas (falsas todas, dicho sea de paso) que nos ha hecho. A esto se le da respuesta dando limosna, practicando la caridad, desprendiéndonos seriamente no solo de nuestro dinero, sino de nuestra vida misma para que el prójimo la gane.

Esta tarde nuestros catequistas nos anunciarán la cuaresma. Esperemos que el Señor nos permita entrar de veraz en este tiempo desértico, en esta especie de catecumenado concentrado donde podremos vernos tal cual somos y lo necesitados que estamos de conversión.

Anuncios
Tiempo de Cuaresma

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s