Fiat

El domingo, al rezar las laudes con los niños, nos tocó leer y hablar un poco sobre la Anunciación. Desde entonces venían resonando en mi mente las palabras del fiat de María ante la noticia que traía el angel Gabriel. Esa forma tan dulce y humilde de decir “hágase”. Dejando que en ella se hiciése la voluntad de Dios, María venía siendo para mi como un bastón de apoyo en esos momentos en que la fe flaquea.

Pero eso duró poco. El maligno se ensañó de nuevo conmigo e hizo que una vez mas maldijera todo lo que me rodea. Que sirva esto como una especie de confesión/exorcismo: hay días en los que murmuro seriamente contra mi historia, mi país, mi casa, mi lugar de trabajo. Ayer fue uno de esos días. Ayer  los demonios estuvieron sueltos.

Y precisamente por empeñarnos en hacer nuestra voluntad y no la de Dios es que los ataques de Satanás se intensifican y nos hacen caer en estos abismos. En definitiva el sufrimiento del hombre se resume en no aceptar su historia y querer cambiarla a como dé lugar.

Sin embargo, el Señor misericordioso me recuerda las palabras de María:

He aquí la esclava del Señor. Hágase en mi según su voluntad.

Ojalá el Espíritu Santo venga en mi auxilio y me ayude a desear que este misterio se haga realidad en mi casa.

Anuncios
Fiat

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s