Catequizando del colegio a la casa

Hoy regresábamos a casa después de que los muchachos salieran del colegio y como no es de extrañarse, dos de ellos venían peleando todo el camino. En este caso en particular se trataba de Isabel, la menor de todos y de Santiago, el segundo mayor. Isabel, en un arranque de rabia le gritó a todos en el carro: “¡Ya no quiero más a este Santiago!”

Por la forma en que lo dijo, sonó algo así como que a su hermano Santiago si lo quería, pero no a este que la estaba molestando tanto.

La ocasión me pareció excelente para explicarle, no solo a Isa sino a todos los hijos, que  los niños cristianos están llamados a quererse y aceptarse tal cual como son. Sin querer cambiarles nada. Tal cual como Cristo nos amó.

Isa, tu debes querer a Santy así como es el. Igual, Santiago debe querer a Samuel así como es el y Samuel debe querer a María Claudia de la misma forma; y así mismo Mary debe querer a Mamá y Mamá a Papá.

A fin de cuentas no fue nada extraordinario lo acontecido pero me pareció que valía la pena compartir el día a día de la familia, con sus peleas y sus soluciones a veces muy cristianas, a veces no tanto.

Demás está invitarlos a que en los comentarios compartan un poco como se solucionan las peleas caseras en sus hogares. Shalom.

Anuncios
Catequizando del colegio a la casa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s