¡Cuidadito con esto!

Hoy me he encontrado en el portal católico Aciprensa, con este anuncio que en el mejor de los casos me ha dejado algo confundido.

Para los que tengan flojera de irse a leer el artículo en cuestión, de lo que en resumidas cuentas se habla allí es de un curso del método Billings que pronto estarán ofreciendo en Perú. ¿Y que tiene de malo el método Billings?, se podrá preguntar algún desprevenido. A fin de cuentas, ¿no es tan solo un método natural para evitar embarazos basándose en la identificación de los días fértiles en el ciclo menstrual de la mujer?

Quizá en realidad el problema sea de pura semántica. Quizá no. Quizá el peso de las palabras pueda verdaderamente modificar el fondo de una realidad. O quizá esta realidad ya venga deforme. El hecho es que hay que tener mucho cuidado al decir ciertas cosas. Que un portal católico como el anteriormente citado anuncie un curso del método Billings dictado por un “Centro de Promoción Familiar y Regulación de la Fertilidad” resulta a lo menos, conflictivo. Y volvemos al tema de la semántica. El organismo a cargo de este curso tiene como parte de su nombre la frase regulación de la fertilidad. La última vez que revisé, la iglesia católica defendía a la vida y la apertura confiada a la fecundidad. ¿Y este organismo se llama Centro de Promoción Familiar y REGULACION DE LA FERTILIDAD? Cuidadito con esto.

Para terminar les transcribimos el párrafo final del anuncio:

Los miembros de CEPROFARENA recordaron que el Método Billings, además de ser efectivo, contribuye a llevar un “estilo de vida moderno, efectivo, científico y ecológico para planificar la familia y fortalecer los lazos conyugales”

¿Planificar la familia? ¿Desde cuando los católicos comprometidos planificamos nuestras familias? Una cosa es hacer uso del conocimiento que tenemos de nuestros tiempos fértiles para practicar la abstinencia y espaciar un poco los embarazos en aquellos casos que medicamente lo ameriten y otra cosa completamente distinta es usar el Billings como un simple anticonceptivo. De ahí a usar un condón o tomar pastillas anti-conceptivas no hay mucha diferencia, a decir verdad.

Llámenme radical o como ustedes lo prefieran pero estas cosas no se pueden tratar a la ligera. O estamos abiertos a la vida o no lo estamos. O recibimos los hijos que Dios nos da o no los recibimos. Cuidadito con esto.

Anuncios
¡Cuidadito con esto!

2 comentarios en “¡Cuidadito con esto!

    1. Repito: Una cosa es hacer uso del conocimiento que tenemos de nuestros tiempos fértiles para practicar la abstinencia y espaciar un poco los embarazos en aquellos casos que medicamente lo ameriten y otra cosa completamente distinta es usar el Billings como un simple anticonceptivo. De ahí a usar un condón o tomar pastillas anti-conceptivas no hay mucha diferencia.

      Se está en comunión con lo que dice la Iglesia o no se está. No hay medias tintas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s