Una lección para todos

El futbolísta Samuel.
El futbolísta Samuel.

Hoy era el día. Desde hace un par de semanas el día de hoy estaba señalado en el calendario como la fecha en que iría toda la familia a ver a Samuel jugando fútbol en Maracaibo. Pero como no son nuestros planes los que se cumplen sino los del Señor, aquí estamos en casa; haciendo tareas escolares y escribiendo sobre la lección que todos aprendimos con este frustrado viaje.

Resulta que después de sumar, restar, multiplicar y dividir, las cuentas que sacamos nos decían de forma clara y sin lugar a equivocación que simplemente no había plata como para irsela a gastar en un viaje (así fuese de una sola noche) a Maracaibo. Para mi resultó sumamente amargo tener que decirle a Samu que no podríamos ir y que tendríamos que esperar hasta el próximo año para tener esta experiencia. Y para Samuel, esto fue algo difícil de tragar y mucho mas de comprender.

Pero para todos hubo algo positivo en medio de esto: Samuel aprendió que no todo lo que queremos obtiene un “si”  automático. Que a veces simplemente no se puede y no se puede.

A Paty y a mi nos quedó el haber experimentado la voluntad de Dios. El poder ver que esta de vez en cuando no tiene nada que ver con los planes y proyectos que uno pueda tener. Al final del día nos queda la sensación de haber visto a la zarsa ardiente: Dios hablandonos y nosotros algo perplejos; a veces sin entender, pero maravillados ante la certeza de que el Señor acontence en medio de nuestro hogar.

Anuncios
Una lección para todos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s