Una peculiar conversación

Hoy tuvimos una interesante conversación Samuel, Santiago y yo caminando a la casa a la salida del colegio.

De pronto escucho a Santy y a Samu debatiendo si era posible que los bebes nacieran sin que los papás estuvieran casados. Santiago aducía que era imposible y Samuel optaba por la otra (más realista) opción. Fué un tanto delicado para mi explicarles que a pesar de que un hombre y una mujer no estuvieran casados de igual forma podían tener un niño. Donde me ví un tanto en apuros fué al tratar de explicar que lo correcto, lo normal, era que primero se casaran las parejas y después tuvieran niños. Quería que les quedara claro lo importante que es el que los niños vengan al mundo en el seno de una familia bien establecida pero a la vez no quería que ellos sintieran que yo estaba juzgando a los niños que nacián de padres no casados. No quería que se quedaran con la impresión de que aquello era algo malo y feo. (Y en realidad, si Dios lo permite, ¿podemos decir en verdad que eso está mal hecho?)

Después de eso ellos hablaban de un amiguito de Santy en particular que solo vivía con su mamá y Samuel explicaba que eso pasaba o porque no se habían casado o porque después de casado el papá se había marchado. ¿Como explicar esto sin confudirlos más aún? Como diría mi cuñada Indira: No aclare que obscurece.

Anuncios
Una peculiar conversación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s